El Colegio de Profesores denunció una grave agresión a un docente en la comuna de Chimbarongo, ubicada en la región de O’Higgins: un apoderado ingresó al establecimiento y golpeó con una silla de fierro a un docente en medio del comedor escolar.

El hecho ocurrió en la escuela F-413 Tinguiririca Las Quezadas, donde el apoderado agredió al profesor Fernando Torrealba, de 66 años, a quien dejó con 5 puntos en la cabeza. El docente explicó que en medio de sus clases con niños de quinto básico, “uno de ellos no trajo los materiales y andaba en la sala dando vueltas. En eso hubo una discusión con otro compañero y se pusieron a pelear entre ellos sólo de palabras, sin agresiones físicas. Con los ánimos alterados, le dije a este niño que mejor se fuera de la sala para evitar un problema mayor”.

El profesor contó que cuando el alumno salió de la sala llamó a su papá: “No sé qué le habrá dicho. Luego bajé y estaba en el comedor, porque soy el encargado de la alimentación del colegio, y ahí llegó el papá de este niño muy alterado, obviamente no pidió permiso y sólo dijo que quería ubicar al profesor Torrealba y su hijo le indicó que estaba en el comedor. Llegó y quería agredirme, me tiró un combo y le hice el quite, después tomó una silla de fierro y me la lanzó”, relató.

“Traté de protegerme, pero igual me causó una herida y tengo 5 puntos en la cabeza. Salió del lugar con insultos aduciendo que yo había echado a pelear a su hijo”, declaró. El hecho causó angustia y preocupación entre los estudiantes y funcionarios de la escuela, según contó Fernando Torrealaba: “Había niños que estaban almorzando y cuando vieron que empecé a sangrar ellos se pusieron a llorar, muchos comenzaron a gritar y otros salieron arrancando, pedían que llamaran a sus papás para que los llevaran a su casas”.

Tras la agresión, los funcionarios de la escuela impidieron que el agresor saliera y llamaron a Carabineros para que lo detuviera. La jueza del Juzgado de Garantía de San Fernando formalizó al agresor y le ordenó prohibición de acercarse a la víctima, además de una orden de arraigo nacional.

Los directivos del Comunal del Colegio de Profesores declararon que “cuando pudimos hablar con los colegas notamos que estaban muy afectados por la acción desquiciada y a mansalva del tipo. El profesor está muy complicado y, por lo mismo, pedimos una reunión con el DAEM para aclarar esta situación”.

Además, señalaron que tras una reunión con el docente agredido presentarán una querella contra el apoderado y pedirán que se investiguen otras responsabilidades por el ingreso del sujeto hasta el comedor de la escuela.