La Fiscalía decidió formalizar a la ex contadora del hogar de lactantes Arrullo, quien reconoció que se apropió de 40 millones de pesos.

Todo esto a casi dos años de la denuncia que hizo el Sename, y la posterior querella del Consejo de Defensa del Estado, contra Noemí Betanzo, quien utilizaba los recursos del establecimiento para jugar en el casino y no cumplía con los pagos a los proveedores del organismo, según consigna Radio Bío Bío.

De esta manera, la Fiscalía determinó formular cargos por malversación de caudales públicos a Betanzo en una audiencia que fue fijada para el próximo 12 de octubre.

La contadora podría quedar sujeta al monitoreo con una tobillera telemática, según lo que dispuso el juzgado de Garantía de Concepción que consultó a Gendarmería si el sistema estaba disponible.