Durante el pasado 3 de septiembre, el ex ministro de Educación Sergio Bitar presentó una detallada exposición ante la comisión investigadora del Crédito con Aval del Estado (CAE), donde explicó el funcionamiento del cuestionado sistema de financiamiento.

El ex titular del Mineduc fue increpado duramente por Juan Pablo Rojas, vocero de Deuda Educativa, quien lo acusó de ser responsables de la política que terminó en el endeudamiento de miles de estudiantes y familias chilenas para poder estudiar. A unas semanas de lo ocurrido, el ex ministro de Ricardo Lagos volvió a defender la iniciativa en una entrevista con El Mercurio

“Si tuviera que tomar la decisión en las circunstancias de entonces, haría lo mismo”, recalcó Bitar, agregando que “siempre habrá personas que están dolidas por la deuda y cómo a uno le va a afectar aquello. Pero espero que la comisión separe lo que fue el diseño de la implementación”.

A la vez, el ex secretario de Estado aseguró que ha pensado mucho sobre lo que hicieron en ese momento: “Cuando el Presidente Lagos me pidió que me hiciera cargo del Ministerio de Educación, veíamos que los papás que no podían pagar, que no les daban crédito o si les daban, les sacaban un ojo de la cara. ¿Podía el Estado no intervenir? La decisión fue intervenir. E intervenir no habiendo recursos”, argumentó.

Lo que más se ha criticado es la tasa de interés, y la tasa de interés no estaba en la ley. Uno se pregunta por qué los ministros de Hacienda y los gobiernos que siguieron no redujeron la tasa de interés cuando en el mercado cayó la tasa de interés y cuando hubo más ingresos del cobre y había más recursos”, añadió.

Bitar descartó que el CAE haya beneficiado directamente a la banca: “Esa acusación -que toca la parte moral, que es lo que uno le duele- es totalmente injustificada. Los bancos no intervinieron nunca en el diseño del sistema. Los montos de la tasa de interés, la forma de cobrar, todo lo decidió el Estado. Nunca hubo interés de la banca por entrar. Y hoy está más que demostrado que no quieren entrar. ¿Si era tan buen negocio, por qué no quieren entrar? En ese momento no teníamos otra forma de operacionalizar el crédito”.

Del mismo modo, al ser consultado sobre las críticas formuladas desde la izquierda al CAE, Bitar señaló que “ninguno de los que se dicen de izquierda progresista hubiera tomado otra decisión que la que tomé si hubiese querido integrar a más estudiantes”.