El humorista Pedro Ruminot reveló que rechazó ser parte de una campaña publicitaria debido a que consideró que ésta tenía un trasfondo racista.

El guionista dio a conocer esta situación en su cuenta de Instagram y planteó un reflexión en torno la publicidad que se muestra en nuestro país.

Ruminot partió contando que lo llamaron para formar parte de la campaña, lo cual le pareció raro porque nunca le habían ofrecido ser parte de una. El humorista aceptó la oferta pero una vez que leyó el guión le manifestó al equipo de trabajo que no participaría de la campaña por considerar que se burlaba de la gente morena.

“El comercial se trataba sobre un moreno que se creía mino y el rubio del comercial se reía de él diciendo que era “mino” poniendo gestos y caras de burla (según el guión, no es culpa del rostro que haría eso) lo que se entendía de esta campaña era que los morenos eran feos y si se ponían la ropa de esta marca, su apariencia iba a cambiar”, relató.

Tras esto, Ruminot les dijo que la campaña le parecía “una falta de respeto no solo hacia mi, sino a la gente que en su mayoría en Chile tiene rasgos y color de piel como el mío“.

“No entiendo porque en los comerciales todos los niños son rubios, solo las mamás van al supermercado y son todas flacas, los papás son unos tontos que no saben cuidar a sus hijos y los bellos son todos los estereotipos que los medios nos dicen que son bellos”, reflexionó.

Mira la publicación acá:

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Hace unas semanas me llamaron para un comercial donde sería rostro de una marca de ropa. Primera vez que me pasaba y encontraba raro que me llamaran para algo así. Era harta plata igual. Millones. Al llegar a la prueba de vestuario, aún no me pasaban el guión, y después de terminar de probarme todas las prendas, finalmente leí el guión. El comercial se trataba sobre un moreno que se creía mino y el rubio del comercial se reía de él diciendo que era “mino” poniendo gestos y caras de burla (según el guión, no es culpa del rostro que haría eso) lo que se entendía de esta campaña era que los morenos eran feos y si se ponían la ropa de esta marca, su apariencia iba a cambiar… bueno los miré y les dije que no, que no haría eso, que me parecía una falta de respeto no solo hacia mi, sino a la gente que en su mayoría en Chile tiene rasgos y color de piel como el mío. Que no me importaba perder tanta plata, pero que la dignidad era más importante y no podía ser parte de algo así. No se si hice bien o debí aceptar la plata callado pero sentía que debía hacer la diferencia. Me sentí mal porque quizás debí ser más duro con ellos y no tan educado como lo fui para explicarles varias veces que estaban haciendo una campaña asquerosa y racista. No entiendo porque en los comerciales todos los niños son rubios, solo las mamás van al supermercado y son todas flacas, los papás son unos tontos que no saben cuidar a sus hijos y los bellos son todos los estereotipos que los medios nos dicen que son bellos. Yo se que no soy “bonito” o “mino” y ni siquiera es tema para mi. De todos modos siempre leo que le comentan a mi esposa en Instagram cómo está con ese hombre feo, que tiene mal gusto, o que yo solo estoy con ella por “suerte”. Creo que estamos en el momento de cambiar estos paradigmas y que la sociedad sea más real aceptándonos a todos y dejar de promover que unos son mejores que otros solo por su aspecto . Por último, métanse su plata por el orto amigos del comercial 😘 viva Chile, viva el pueblo, viva la diversidad ❤️✊🏾 foto @larrainaraneda

Una publicación compartida de Pedro Ruminot (@pedroruminot) el