Todo ocurrió en una vivienda en Río Rancho, Nuevo México, el 11 de agosto, pero recién ahora se develan los detalles. En el lugar la policía encontró sin vida a una niña de unos 6 años sobre un colchón, luego de que la madre de la pequeña víctima llamara al número de emergencia.

El principal sospechoso que baraja la investigación es Leland Hust, de 21 años, quien se encuentra en la cárcel del condado de Sandoval como medida cautelar, ya que los peritajes y muestras de ADN lo vinculan con el asesinato y lo sitúan en la escena del crimen ubicada en el 200 de Moonstone Drive.

Fuera de la vivienda, en una tacho de basura, se encontraron ropa interior y una soga, todo pertenecería a Hust. Mientras que al interior del lugar se encontró una perturbadora escena, ya que cerca de donde se halló a la niña también había una almohada de princesa que habría pertenecido a ella junto a una revista Playboy.

La pena máxima que se pide para el sujeto es la condena perpetua, ya que se le imputa el crimen de abuso sexual y homicidio, según señalan medios locales de Estados Unidos.

“Reconocemos que a la comunidad le ha conmocionado este incidente que involucra a una niña inocente de 6 años. Queremos que la comunidad sepa que a nosotros también nos interesa la justicia para Ariana”, señaló el jefe de la policía local, Stewart Steele.

Pese a que la principal línea investigativa apunta hacia ese hombre, hay otro sospechoso. Se trata de Winston Scates, de 63 años, propietario de la casa donde se habían cometido otros dos crímenes contra infantes, lo que se supo a raíz de la muerte de esta niña. También se indaga si Sctaes con Hust tenían algún vínculo, lo que no ha sido demostrado aún.