Un Kia Río 4 de $7.390.000. Ese es el regalo que sobresale de todos los que ha recibido en el último tiempo la alcaldesa Cathy Barriga. El vehículo fue regalado por la automotora y fue objeto de un sorteo organizado por el municipio, efectuado el 20 de julio en plena plaza de Maipú y con la presencia de Nicolás Massú como embajador de la marca.

Según informa hoy La Segunda, Pompeya Carrasco Distribuidora Automotriz S.A. donó el vehículo a Barriga, que figura en el registro público de la Ley de Lobby.

Entre enero y agosto de este año, la mediática líder municipal ha recibido más de 5 mil regalos. El más caro fue el auto. “Quiero agradecer la responsabilidad social de la empresa por hacer este regalo, ya que son una empresa vecina y que hacen su aporte a la comunidad”, aseguró Barriga el día del sorteo. Además del Kia Río, el sorteo incluyó una estadía de una noche para dos en el hotel del casino Monticello.

Según especialistas, el regalo de un auto no entra dentro de lo que la ley del lobby define como regalos de “cortesía” que las autoridades pueden recibir. La legislación establece que “solicitar, hacerse prometer o aceptar, en razón del cargo o función, para sí o para terceros, donativos, ventajas o privilegios de cualquier naturaleza (…) contravienen especialmente el principio de la probidad administrativa”.

En abril del año pasado, el entonces canciller Heraldo Muñoz devolvió un reloj de lujo que le regaló el embajador de Emiratos Árabes Unidos. La Contraloría lo respaldó en palabras del propio Jorge Bermúdez, que aseguró que el regalo “no cumplía con los parámetros que se fijan para la aceptación de donativos” y que “debiera recomendarse un monto máximo de valor de los regalos que pueden aceptar las autoridades públicas”.

“Un regalo de ese monto no es algo que un funcionario público debiese aceptar bajo ningún motivo. Ya la recepción de un auto por parte de la autoridad, a mi juicio, debería ser reprochable por la Contraloría”, afirmó el director de Chile Transparente, Alberto Precht.

Según el reportaje, 41 días después del sorteo, la municipalidad de Maipú pagó $16.648.100 a Pompeyo Carrasco una camioneta 4×4 doble cabina.

Además del vehículo, Barriga recibió en los primeros ocho meses del año un total de 6.316 entradas a eventos y el 68% de ellas fueron regaladas por el casino Sun Monticello. Se trató de 250 entradas para Café Tacuba; 400 al munical Mamma Mía; 300 para Village People; 6 a Residente y a otros eventos como boxeo. Los precios de los eventos variaron entre los $17 mil  y $93 mil pesos.

Barriga también ha recibido packs de agua mineral y bebidas cola de parte de la Embotelladora Andina y un dispositivo móvil Huawei.

Para el cientista político Claudio Fuentes, ex integrante de la comisión Engel, “es improcedente que una autoridad reciba un auto y lo regale en un concurso; eso puede ser interpretado como un intento de influir en la percepción de los ciudadanos. Lo mismo las entradas; creo que constituye un problema de proselitismo”.