El homenaje a Miguel Krassnoff por su “valentía y hombría” que se llevó a cabo el 6 de octubre pasado en la Escuela Militar sigue trayendo cola. La Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos y la Comisión Chilena de Derechos Humanos llegaron en la mañana de este martes hasta la sede del Ministerio de Defensa para enviar una carta al titular de la cartera, Alberto Espina, para solicitarle que los reciba para aclarar los hechos.

Nos parece que el nunca más proclamado hace algunos años atrás por el Ejército, se pone en cuestionamiento hoy. Hay documentos oficiales, pero un quehacer que no se corresponde con esos propósitos”, señaló en las afueras de la secretaría de Estado el presidente de la Comisión Chilena de Derechos Humanos, Carlos Margotta.

“Nos parece preocupante que en el principal centro de formación de los futuros oficiales del Ejército, se realice este deleznable acto. La pregunta que nos surge es ¿qué tipo de formación se está entregando en esa Escuela Militar? ¿Es acaso una formación que proclama el negacionismo y reivindica los crímenes contra la humanidad? ¿O es como debiera ser, una formación que está comprometida con los valores democráticos y el respeto a los derechos humanos? Son cuestiones que son necesarias que se instalen en el debate público”, interpeló.

Además, instaron a que se apliquen “sanciones proporcionales a la gravedad de los hechos”.

Tras las repercusiones que provocó el homenaje a Krassnoff, el Ejército resolvió este martes llamar a retiro a dos oficiales, por sus “faltas a la disciplina que derivaron en un gravísimo daño provocado a la institución”. Los uniformado apartados de sus cargos son los coroneles Miguel Krassnoff Bassa, hijo del exagente de la Dina que realizó el acto, y el director de la Escuela Militar, coronel Germán Villarroel.