El 30 de septiembre de 2017, la noche terminó mal para Arturo Vidal. El hoy jugador del Barcelona -en ese entonces en el Bayern Munich- reventó una botella de 3 litros de vodka en la cabeza de un hombre con el que se peleó.

El ataque tuvo lugar en el “Crown Club”, un club nocturno de Munich, hasta donde llegó Vidal junto a su hermano Sandrino a celebrar una victoria en la liga alemana.

El mediocampista de la Roja se excusó de asistir a los tribunales alemanes, argumentando que no podía por “razones profesionales”. El volante estuvo anoche en el triunfo de Chile en partido amistoso contra México por 1-0.

La persona agredida por Vidal terminó con grave corte y un daño en su cabeza que lo tuvo dos semanas en reposo. Su defensa presentó el video en el juicio y su abogado, según recoge la prensa alemana, fue claro: “La evidencia es clara”.

Vidal fue condenado a pagar 800 mil euros, mientras que su hermano Sandrino deberá pagar 18 mil. Ambos hermanos tienen dos semanas para apelar a la sentencia.