Una carta que demostraría como el ex cardenal Francisco Javier Errázuriz ordenó en 2009 cerrar la investigación de la Iglesia Católica por los abusos de Fernando Karadima remeció aún más el ambiente eclesiástico, en medio de las investigaciones judiciales que tienen a los religiosos en la mira por una larga lista de casos abuso sexual a menores de edad.

“Lo importante es que aquí queda de manifiesto lo que ya intuíamos, que es el doble discurso que ha tenido Errázuriz, que también ha tenido Ezzati y toda la jerarquía de la iglesia católica chilena, que por un lado dicen que están con las victimas y, por otro lado, gracias a las incautaciones del Ministerio Público, nos damos cuenta que han hecho lo opuesto, han encubierto, cerrado investigaciones, por respeto al abusador no lo han interrogado, lo han cuidado. Han hecho exactamente lo que no hay que hacer: cuidar a los abusadores y protegerse ellos”, opinó José Andrés Murillo.

El denunciante de Karadima estuvo esta mañana en #AquíYAhora comentando la mencionada carta. Para Murillo, la Iglesia en general ha sido incapaz de indagar en “cuáles son las causas del abuso”. “Es fácil quedarse con respuesta como el celibato o el conservadurismo o que estamos en una cultura sexualizada, yo creo que es más complejo, me parece que hay una estructura en la iglesia que promueve y facilita el abuso sexual infantil y también el encubrimiento. Se pone como más importante la reputación de la iglesia que la justicia”, afirmó.

Mira el capítulo completo de #AquíYAhora: