La PDI está en la mira de la Contraloría después de que se detectaran manejos irregulares de dineros que llegan a los $7.459.432.179.

Según consigna ADN, la mayor parte del monto corresponde a la “asignación de casa a 6799 funcionarios” en los que se identificaron pagos por la suma de $5.304.048.794 por este concepto, “sin la documentación de respaldo”.

El informe detalla que “la PDI pagó beneficios sin ajustarse a las exigencias establecidas en la normativa” por la suma de $ 301.429.693, razón por la cual “deberá ordenar y obtener los reintegros por las sumas” mal percibidas.

Además de esto, la auditoría concluyó que “la institución policial pagó un total de $ 954.571.531 por gastos relacionados con dos giras de estudios efectuadas en el año 2016 (…) cuyos desembolsos no se ajustaron a los objetivos institucionales“.