Pese a que el cáncer es la segunda causa de muerte en Chile -después de las enfermedades del sistema circulatorio-, ya es la primera para las mujeres en seis regiones del país. Se trata de Arica, Antofagasta, Biobío, Aysén, La Araucanía y Los Lagos, donde la patología lidera la mortalidad femenina.

Según la información del Departamento de Epidemiología del Ministerio de Salud (Minsal) de 2016, los tumores en las mamas son la causa más común, seguido por el de tráquea, bronquio y pulmón. Mientras la tasa de cáncer en Chile llega a 143 por 100 habitantes, las mujeres presentan una tasa de mortalidad de 134,8 por 100 mil habitantes.

Pese a que la mortalidad de las mujeres lidera en seis regiones, la incidencia a nivel general es levemente más alta en el caso de los hombres, con una tasa de mortalidad de 151,1 por 100 mil. En ellos, los tumores malignos más frecuentes son el del estómago, próstata, tráquea y pulmón, según consignó La Tercera.

El informe señala que existen factores ambientales, como la presencia de arsénico y la radiación ultravioleta, además de hábitos como el sedentarismo, el tabaquismo y la obesidad, los que influyen en el desarrollo del cáncer. También dependen de la zona: el norte se concentran los cánceres del sistema respiratorio, piel y vejiga, mientras que en el sur los relacionados al aparato digestivo (estómago, vesícula biliar y colon).

Isabel Plá, ministra de la Mujer y Equidad de Género, sostuvo que un problema en el caso de las mujeres y el cáncer de mamas es la desinformación “respecto de a qué edad tienen que empezar a examinarse, respecto de dónde ir a pedir una mamografía, desde qué edad. El cáncer de mama es una causa de muerte muy recurrente y es una enfermedad que, si se detecta a tiempo, tiene tratamiento. Hay una enorme desinformación en las mujeres en Chile y por eso nuestra prioridad es informar”.

Según el ministro de Salud, Emilio Santelices, solo un 36% de las mujeres se realiza regularmente el examen. Se espera que en 2020 el cáncer sea la principal causa de muerte entre los chilenos, un escenario en el que las pruebas preventivas son prioritarias a la hora de detectar y prevenir la enfermedad.