El proyecto Aula Segura que patrocina el gobierno de Sebastián Piñera ha generado diversas críticas debido a la criminalización que se hace en contra de los y las jóvenes del país.

La medida ha sido calificada como ineficiente debido a que sólo plantea la expulsión de los alumnos que participen en actos de violencia en los recintos escolares y no se preocupa de abordar este tipo de hechos de manera integral.

Una profesora dio su punto de vista a través de Twitter y expuso la realidad de uno de sus estudiantes de primero básico que ingresará a un hogar del Sename porque sus padres no se hacen cargo de él.

“Tenemos un crío en primero básico (6 años). Ambos padres drogadictos. Vive con la mamá. El padre está ausente económica y afectivamente de la crianza. La mamá carretea toda la noche en la casa y cuando el niño despierta, lo tira a la calle. Ahí una vecina le da un pancito, otra una taza de té y así malvive. Sufre maltrato físico y psicológico. La mamá consumió pasta en el embarazo. Se viene solo a la escuela, cuando quiere. Tampoco lo llevan a controles médicos” parte por contextualizar Colomba Roja.

La docente cuenta que “el niño llega sucio, mal oliente y SIEMPRE tiene hambre. Es un animalito: le pega a sus compañerxs, les roba la colación, destruye mobiliario, se escapa. Come con la mano, muchas veces ha orinado y defecado en el patio. Si uno se acerca y le toca la cabeza o le toma la mano, se derrite y dice “¿me quiere, tía? yo la amo“.

Colomba cuenta que el niño ingresará esta semana al Sename donde terminará de construir su realidad y pone énfasis en la escasas opciones que tendrá en el futuro. 

“Salvo excepciones, no tiene futuro. De aquí a 10 años, cuando Rodrigo mate a alguien en un asalto, “los chilenos decentes” saldrán a juzgarlo y a pedir mano dura y pena de muerte para todos los Rodrigos de Chile. Muchos nos contarán que también fueron pobres (ojalá sólo hubiera una clase de pobreza) y dirán que Rodrigo es grande, que a los 16 puede elegir. Les pregunto, ¿qué ha elegido él hasta ahora? ¿Cuáles son sus opciones? ¿Puede decidir que va a ser “bueno” o “malo”?, sostiene.

Para cerrar, la profesora critica el proyecto Aula Segura debido a que quiere estigmatizar aún más a los niños del país.

Les pido que con la misma vehemencia que defienden el proyecto Aula Segura, defiendan a los Rodrigos. Con la misma pasión que protegen a un embrión, protejan a los que ya nacieron. El proyecto Aula Segura quiere meter la basura bajo la alfombra. Y ningún niño es basura“, concluye.

Revisa la publicación acá: