El presidente de la Comisión Investigadora por actos irregulares en el Ejército y diputado del Frente Amplio, Jorge Brito (RD), ingresó este jueves en la Cámara de Diputados el proyecto llamado “Ley Capitan Rafael Harvey” para proteger a los uniformados que denuncien casos de corrupción al interior de los cuerpos de las Fuerzas Armadas. “Aquellos uniformados que no olvidan que juraron lealtad a la patria los queremos proteger”, dijo Brito, quien agregó que “aquellos que traicionaron al país sean llevados a la justicia”.

El ingreso del proyecto se produce en medio de la crisis que vive el Ejército en la arista pasajes y compras en el posible nuevo Milicogate y busca que actos de corrupción que se produzcan al interior de las FF.AA. sean detectados con prontitud, resguardando a los soldados que vean y denuncien posibles actos irregulares. También pretende terminar con el actual “secretismo”, por miedo a hostigamientos, represalias e incluso dadas de baja de oficiales.

La iniciativa, cuyo nombre hace referencia a uno de los oficiales (en servicio activo) que por años ha luchado por probidad en el Ejército haciendo públicos casos de corrupción al interior de la institución,  protegerá a los miembros de las FF.AA. “honestos”, otorgándoles “la protección que sí existe en la actualidad para los funcionarios público”, aseguró Brito, autor del proyecto. En la actualidad, la ley 20.205 que da garantías y protección rige sólo para los funcionarios públicos que hagan patente presuntos fraudes o corrupción al interior de las instituciones y no aplica para las Fuerzas Armadas.

El diputado agregó que “el problema con las FF.AA. es sistémico, y una de las aristas dice relación con los uniformados que denuncian fraudes y actos irregularidades y que han recibido todo tipo de represalias”.

Por su parte, el capitán de Ejército y quien le da el nombre al proyecto de ley, Rafael Harvey, aseveró: “La disciplina se vulnera cuando no se otorga esta protección, porque lo que hacen los funcionarios es denunciar donde no tengan represalias, ir donde un periodista y entregar sobres en el anonimato porque no sienten la protección y saben que al denunciar van a ser objetos de represalias”. La iniciativa busca que las denuncias puedan “hacerse de frente” sin correr el riesgo de “ser destituido o calificado mientras dure la investigación”, apuntó Harvey.