El comando de Jair Bolsonaro pidió al Tribunal Superior electoral (TSE) de Brasil que abra una investigación por propaganda irregular en contra de su adversario Fernando Haddad por los shows que realizó Roger Waters durante su gira por Brasil.

Todo esto porque el ex Pink Floyd mostró una lista de líderes mundiales “neofascistas” entre los que se encontraba Bolsonaro, según consigna O Globo.

Los ataques del mensaje de corte electoral alcanza a los medios, a las redes sociales, y produce un poderoso impacto en el proceso de formación de juicio del elector“, afirma la presentación que hicieron ante el tribunal.

Además de esto, los abogados del candidato se apoyaron en el argumento del ministro de Cultura de Brasil, Sergio Sá Leitao, quien señaló que Waters de alguna manera “financió ilegalmente la campaña de Haddad” con los discursos políticos que emitió durante sus shows.

En la misma línea, los abogados del Partido Social Liberal recordaron que Waters realizó una petición a la justicia para visitar a Lula da Silva en prisión, que finalmente fue rechazada.