Autoridades de Indonesia confirmaron que un avión de la compañía low cost Lion Air se estrelló a pocos minutos de despegar en el mar de Java, con 188 ocupantes a bordo: 181 pasajeros y siete tripulantes.

La aeronave, un Boeing 737 con identificativo JT 610 y unas 800 horas de vuelo, desapareció de los radares apenas 13 minutos después de despegar del aeropuerto de Yakarta, con destino a Pangkal Pinang.

Antes de estrellarse, el piloto a cargo del avión solicitó el regreso al aeródromo de la capital indonesia, según informaron las autoridades. Según explicó el director de la agencia nacional de emergencia, Muhammad Syaugi, al momento de su desaparición, la aeronave sobrevolaba el mar de Java.

A bordo del avión viajaban 181 pasajeros, entre los que se encuentra un niño y dos bebés, además de siete tripulantes de vuelo: dos pilotos y cinco auxiliares. Sin embargo, algunas autoridades han cifrado en 189 las víctimas, ya que habrían viajado seis asistentes de vuelo.

Sutopo Purwo, el vocero de los equipos de emergencia, mostró los primeros hallazgos tras el accidente: parte del fuselaje del avión, asientos del interior y artículos personales de las víctimas, entre otros objetos. Los especialistas aseguran que los restos descubiertos hablan de un impacto a gran velocidad sobre el agua.

El avión tenía planificado aterrizar apenas una hora después de su salida en la ciudad de Bangka y los restos mortales fueron encontrados unos 8 kilómetros al este de la península de Tanjun Karawang, donde desapareció la aeronave. Hasta el momento no se han encontrado supervivientes y se estima que el avión sufrió problemas técnicos durante el vuelo.

“La aeronave estaba en condiciones de volar. Hubo un reporte de problemas técnicos durante un vuelo la noche anterior, entre Denpasar y Yakarta. Entonces el problema fue resuelto y obtuvo el certificado de vuelo por un ingeniero”, sostuvo Edward Sirait, director ejecutivo de Lion Air.