El ingeniero Alberto Turu Kobayashi suma dos años y casi tres meses prófugo de la justicia, luego de ser condenado a cárcel en 2016 por abuso sexual a un niño de 12 años en Temuco.

Los tocaciones realizadas por el hombre de 49 años en contra de un compañero de curso de su hijo ocurrieron cuando el pequeño alojó en su domicilio durante un fin de semana. Pese a que el niño no contó de inmediato lo ocurrido, horas después logró revelar a su madre que había sido víctima de un abuso y denunció el hecho ante la policía.

Turu Kobayashi fue formalizado el 13 de noviembre de 2014 por el delito de abuso sexual reiterado, tras lo cual quedó con arresto domiciliario y la prohibición de acercase a la víctima o al colegio donde estudiaba el niño.

Sin embargo, la fiscalía apeló a la decisión de la Corte de Apelaciones de Temuco, que revocó el fallo y decretó que el condenado ingresara a prisión preventiva. Entonces, el hombre se encontraba internado en una clínica, acusando problemas de salud, por lo que la orden no se cumplió.

Finalmente, el ingeniero fue declarado culpable en el juicio que culminó en mayo de 2016, pero desde entonces se mantiene prófugo de la justicia. Alberto Turu no asistió a la lectura de sentencia donde se decretó una condena de 5 años y un día en la cárcel por abuso sexual reiterado.

Hasta hoy se desconoce el paradero del agresor sexual, algo que preocupa a la familia del niño, quienes insisten en que la policía debe encontrarlo para que cumpla su condena. Al respecto, el abogado defensor de Turu Kobayashi aseguró que no tiene información sobre la ubicación de su cliente.