Aaron Gouveia recibió los aplausos de usuarios de internet en todo el mundo tras denunciar la razón por la que su hijo pequeño sufrió bullying: pintarse las uñas. El pequeño sufrió burlas tras llegar a la guardería con sus uñas pintadas de rojo y su padre salió a defenderlo, dando un ejemplo a otras familias que pueden enfrentar algo similar.

“Este es mi hijo, Sam, tiene cinco años y hoy ha aprendido lo mierda y dolorosa que es la masculinidad tóxica”, reveló Gouveia en su cuenta de Twitter. En ella, añadió que el niño disfruta de jugar con camionetas y cosas que están “pensadas para niñas”, como pintarse las uñas porque “piensa que así están bonitas. Y tiene razón, están preciosas”.

El padre explicó que el pequeño “decidió lucir orgulloso sus uñas pintadas de rojo en la guardería esta mañana, porque él no tiene ese concepto de que la pintura de uñas es solo para chicas y no entiende que alguien podría tener algún problema con esas uñas tan bonitas”.

Sin embargo, su hijo le relató que se habían burlado de él y Gouveia le respondió que “lo que le dijeran los otros niños no importaba. ¡Esas uñas son geniales! (…) Le dije a Sam que podía quitárselas si quería, pero que muchos chicos como Thor o el Capitán Sparrow las llevaban”.

En su reflexión, Aaron apuntó a los padres “intolerantes y su descendencia” y aseguró que no se dejarán influenciar por este tipo de comentarios. Al mismo tiempo, tuvo unas palabras para su hijo y para quienes se burlaron de él: “Sé valiente y brilla mucho. Mi niño precioso con las uñas pintadas, que sepas que mamá y papá siempre te apoyarán, incluso si el resto del mundo tiene un problema con tus uñas ¡pueden ver las mías!”, escribió.

Tras su mensaje, otros padres compartieron fotografías de sus hijos con las uñas pintadas, en señal de apoyo al pequeño Sam.