Tres carabineros fueron dados de baja, tras ser denunciados por robo con violencia en la localidad de Tierra Amarilla. Los funcionarios se encontraban de “franco” cuando interceptaron a dos vecinos que caminaban por la calle.

Los denunciantes señalaron que los tres uniformados los golpearon en el rostro, para luego quitarles una billetera que contenía apenas 6 mil pesos, además de robarles sus cigarros, una cerveza y un celular. Tras lo ocurrido, las víctimas acudieron al retén de Sacramento para hacer la denuncia y descubrieron que sus asaltantes estaban ingresando al mismo recinto policial.

Ante la denuncia, el comisario del retén ordenó la detención de los uniformados: un cabo y dos carabineros rasos, con diez y dos años en el servicio policial. Durante el sábado, la Fiscalía de Atacama pidió la ampliación de la detención para poder recabar más antecedentes. En paralelo, se abrió una investigación administrativa que determinó la baja de los tres carabineros.

Durante este lunes se realizará la formalización por robo con violencia en contra de los involucrados. La desvinculación de los funcionarios fue confirmada por Jorge Tobar, general de la Tercera Región Policial de Atacama, quien reconoció que los policías “se desplazaban por algunas arterias de esa comunidad y en algún momento mantienen un entrevero, un conflicto con dos temporeros”.

Tras el robo con violencia, las víctimas acudieron al retén y reconocieron a sus agresores en el lugar. Al respecto, Tobar señaló que los funcionarios que estaban de guardia son “compañeros de los carabineros antes denunciados no tuvieron ninguna duda en llegar a cabo el procedimiento que la ley demanda para estos casos”.

“Hoy (domingo) fueron dados de baja de las filas de la institución y enfrentarán un proceso administrativo, en el cual ellos mantendrán un debido proceso en el que ellos podrán allegar sus descargos frente a esta situación”, añadió la autoridad policial.