La propuesta de cambio de nombre al Aeropuerto Internacional de Santiago Arturo Merino Benítez ha provocado una amplia discusión en redes sociales. Durante el pasado martes, usuarios criticaron el proyecto de ley que pretende bautizar el espacio con el nombre de Pablo Neruda: hay opiniones divididas sobre su idoneidad.

En la derecha calificaron la iniciativa como un error: “No estamos de acuerdo en cambiarle el nombre al aeropuerto de Santiago”, sentenció el ministro de Defensa Alberto Espina, añadiendo que Merino Benítez es “un símbolo, no solo en Chile, sino en el mundo entero, del desarrollo en los comienzos de la aviación”.

Del mismo modo el comandante en jefe de la Fach e hijo del prócer, Arturo Merino Núñez, recalcó que su padre es “el arquitecto de la aviación en Chile” y sentenció que “para nosotros, obviamente que el nombre del aeropuerto se tiene que mantener como Comodoro Arturo Merino Benítez”.

Desde la Fundación Neruda también manifestaron su sentir sobre la discusión. Fernando Sáez, director ejecutivo, arremetió contra quienes han cuestionado que se utilice el nombre del Premio Nobel, tras las dudas que persisten sobre una supuesta violación narrada por Neruda en “Confieso que he vivido” y también por el abandono de su hija Malva Marina, quien padecía hidrocefalia.

“La mentalidad de esa gente ya se conoce. No saben separar la imagen de Neruda como persona, como creador, y se quedan con la cosa pichiruche nomás”, sostuvo en relación a las acusaciones que cuestionan a Neruda. “Los enemigos del poeta seguirán existiendo”, sentenció.