Un tumulto de personas apiñadas de un lado a otro se acomodaron como pudieron en los peldaños de las amplias y largas escaleras del zócalo de la municipalidad de Recoleta, mientras que abajo, en la explanada, todos los asientos para autoridades e invitados estaban ocupados. Fue tanta la concurrencia que a los costados había personas desparramadas en el piso, y los que no alcanzaron quedaron arriba, mirando desde los balcones del edificio comunal.

Como si se tratara de un evento de música, quienes llegaron hasta el lugar la tarde del martes 6 de noviembre lo hicieron a pesar de la aletargante brisa tibia que soplaba en Santiago, mientras los termómetros marcaban 32ºC. Pero no. La multitud, compuesta en su mayoría jóvenes universitarios, de pelos coloridos, poleras de The Beatles, que en la espera miraban libros como “El Cuento de la Criada” de Margaret Atwood, estaban ahí para una charla inusual.

“Hacer filosofía es un acto de problematización infinita. La filosofía no resuelve problemas, los crea”, empezó diciendo Darío Sztajnszrajber, sentado en una mesa con mantel azul, solo con una botella de agua en la mano y el micrófono en la otra, y en el punto hacia donde estaban volcadas todas las miradas.

Con una polera negra, jeans, zapatillas de lona y su típica colita de pelo largo apareció el “hombre de la filosofía entretenida” –como le dicen en su país de origen, Argentina–, y quien logró que su impronunciable apellido se hiciera conocido en América Latina, a punta de preguntas existenciales lanzadas a la masividad a través del programa “Mentira la verdad”.

Te puede interesar: Darío Sztajnszrajber, el profe de filosofía que la rompe en Argentina

El filósofo y ensayista de 50 años está de visita en Chile para presentar su libro más reciente, “Filosofía en 11 frases”, y en su paso aprovechó para encontrarse con su público entusiasta, el mismo que le ha dado más de 150 mil reproducciones en YouTube a sus videos sobre temas universales como la felicidad, la educación y la postverdad. “Las preguntas existenciales no tienen respuesta pero sirven para marcar los bordes a los que las respuestas no llegan, para que nadie haga pasar su interés como verdadero“, continuó.

Sztajnszrajber habla cercano, con palabras cotidianas, y con el clásico tono distendido de los argentinos y tal vez sea ese el gran motivo de su popularidad desde una disciplina tan esquiva como la filosofía, que ha ganado más adeptos el último tiempo gracias a producciones como la serie de Netflix “Merlí”.

Con movimientos de manos circulares, como si constantemente estuviera desenrollando madejas de ideas, por más de una hora el argentino se paseó por temas como la felicidad–contó que “ser feliz es que nadie me rompa las pelotas” es la definición de su madre–, el amor, el poder y las contradicciones del deseo en los seres humanos.

“La filosofía angustia, no encuentra la calma que da la certeza, y a mí la angustia existencial me encanta. Soy feliz cuando me angustio porque siento que me realizo. No se olviden que la filosofía es amor, y el amor es calentura, es saber que nunca vamos a tener todas las respuestas pero igual nunca vamos a renunciar y dejar de buscarlas. Eso mismo tiene el deseo”.

Que la filosofía es inútil, que es una experiencia de lo imposible, que no todo en la existencia tiene que tener utilidad, que la falta originaria de los humanos es que nunca vamos a poder saberlo todo. Que las certezas le dan urticaria, que nada logra someter más que el discurso de la verdad, que no hay nada más eficiente que el poder que no se ve. Sus frases son recibidas con grandes aplausos por el público, que lo escucha atento.

También hay carcajadas frente a sus anécdotas, como cuando cuenta que sus primeras incursiones con la filosofía fueron a los 16 años, con frases de “Barro tal vez” de Luis Alberto Spinetta, cuando leía a Julio Cortázar y sobre todo, porque estaba enamorado de la bibliotecaria. Fue ella la que le recomendó leer a Friederich Nietzche. “Leí la primera página y no entendí nada, nada, pero me encantó. Qué es eso de que amés algo que no entendés. Por eso, más importante en la filosofía que el saber es el amor”.

Ya hacia el final, el argentino se explayó en “El Banquete” de Platón, el mito griego sobre el nacimiento de Eros, dios del amor, quien resultó de la violación a Poros, dios de la oportunidad y los medios para conseguir algo, por parte de Penia, personificación de la pobreza y necesidad.

“El amor viene con las dos cosas, la necesidad y la búsqueda de conseguir. Todos los recursos se ponen en juego ante la falta. Sufrís porque no lo tenés, pero si lo tenés todo, te aburrís. Entonces, en resumen, siempre lo pasás fatal”.

Como cierre, Sztajnszrajber citó la tesis XI de Marx, que dijo que “los filósofos no han hecho más que interpretar de diversos modo el mundo, pero de lo que se trata es de transformarlo”, pero discrepó: “Toda filosofía es política, pero interpretar el mundo también es una forma de transformarlo”.