Con 110 votos a favor, 26 en contra y 13 abstenciones, la Cámara de Diputados aprobó esta tarde el proyecto Aula Segura, iniciativa que aumenta las facultades de los directores de colegios para expulsar a los estudiantes involucrados en hechos de violencia. De este modo, la iniciativa quedó lista para convertirse en ley.

Desde el anuncio de su tramitación, el proyecto presentado por el gobierno de Sebastián Piñera despertó duros cuestionamientos y se convirtió en uno de los más controvertidos.

En su paso por la Cámara de Diputados y el Senado sufrió una serie de cambios, pero mantuvo la facultad de los directores de establecimientos a expulsar a quienes incurran en conductas violentas, y ella podrá invocarse en casos como porte de armas, lesiones graves, agresión sexual o daños a la infraestructura.

Previo a la votación sala, la ministra de Educación Marcela Cubillos (UDI) señaló: “El acuerdo alcanzado con la gran mayoría de las coaliciones políticas reafirma que la mayoría de las coaliciones políticas quiere que en las escuelas se cuide y se respete a los profesores, que se cuide y respete a los directores, que se cuide y respete a los estudiantes”.