Maya Fernández, presidenta de la Cámara de Diputados, confirmó que sus pares Maite Orsini (RD) y Gabriel Boric (MA) deberán pasar por la Comisión de Ética para explicar su reunión con Ricardo Palma Salamanca en Francia.

Sin embargo, la diputada socialista aseguró que quienes cuestionan a Boric, especialmente desde la UDI, no tienen derecho a hacerlo si es que han visitado a violadores de Derechos Humanos. “Una situación es tan condenable como la otra”, sostuvo.

“Hay que criticar la violencia política venga de donde venga“, enfatizó Fernández, quien confirmó que será en la Comisión de Ética donde Boric y Orsini deberán explayarse sobre las razones que justifican su visita al hombre condenado por el asesinato del senador gremialista Jaime Guzmán.

Durante el pasado lunes, parlamentarios de la UDI y RN enviaron un oficio para que Boric y Orsini comparecieran ante el organismo. En la instancia, acusaron que es “absolutamente incompatible con la ética parlamentaria el reunirse con prófugos de la justicia”.

Desde La Moneda también tuvieron palabras de reproche para los diputados del Frente Amplio. La vocera Cecilia Pérez aseguró que se trató de un acto imprudente e irresponsable que “puede afectar los intereses del Estado de Chile”.

En tanto, Orsini recibió las críticas de su partido Revolución Democrática, quienes aseguraron durante la tarde del pasado lunes que “la decisión de asistir a dicha reunión fue a título personal”, agregando que el hecho de que la parlamentaria no haya notificado la visita a su partido “fue una imprudencia”.

“En Revolución Democrática rechazamos enérgicamente todo tipo de violencia”, sostuvieron desde RD.

Durante la tarde de ayer, un grupo de parlamentarios de la UDI concretó su requerimiento a raíz del caso, en un escrito firmado por Osvaldo Urrutia, Álvaro Carter y Juan Antonio Coloma.

“La reunión sostenida con el prófugo Palma Salamanca se erige como una actitud temeraria e irresponsable desde el punto de vista político e inconducente desde el punto de vista jurídico”, recalcaron en el documento.

Según el reglamento, Boric y Orsini podrían recibir alguna de las tres medidas disciplinarias contempladas: llamado al orden, amonestación y censura. Cada una de las medidas lleva consigo como pena anexa una multa, que podría llegar al millón 365 mil pesos.