Las intensas e inesperadas lluvias que se registraron este lunes provocaron efectos devastadores y pérdidas millonarias de los cultivos afectados, que quedaron inundados y damnificados por la caída de granizada.

Ante la compleja situación que enfrentan ahora los agricultores, el intendente de la región de O’Higgins, Juan Manuel Masferrer, se comprometió este martes a ayudarles tras evaluar en terreno los daños que recibieron cultivos de cerezas, perales, manzanos, duraznos, almendros, ciruelos, hortalizas, entre otros. Los mayores perjuicios se registraron especialmente en los sectores productores de las regiones de O’Higgins, El Maule, Ñuble, Bío Bío y la Araucanía, con foco desde la Ruta 5 Sur hacia la pre-cordillera.

“Estamos acompañando a los productores, (…) viendo en terreno los daños que este inusual frente de mal tiempo causó en la agricultura regional. Hemos estado visitando (…) comunas de la región y evaluando en terreno los distintos escenarios y problemas que la fuerte granizada causó”, dijo Masferrer. “Entendíamos que la agricultura regional y los productores de la zona se verían afectados, y por eso hoy quisimos recorrer a primera hora para ver en terreno los principales problemas, y buscar distintas ayudas que como gobierno vamos a realizar”, agregó.

El ministro de Agricultura, Antonio Walker, explicó que las pérdidas podrían afectar al desarrollo local, mientras que, por su parte, el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, extnedió las consecuencias del frente de mal tiempo a la economía nacional.

Por su parte, el presidente de la Asociación de Exportadores de Frutas, Asoex, Ronald Bown, señaló que, si bien hay información de daños a nivel de huertos y que algunos productores perdieron la producción casi en su totalidad, aún es temprano para entregar datos más acabados que permitan conocer las verdaderas dimensiones y sus consecuencias.