Durante la mañana de este martes, el Tercer Juzgado Civil de Valparaíso dio a conocer su decisión de rechazar las 15 demandas por indemnización por daño moral, que presentaron las familias de las víctimas de la tragedia de Juan Fernández, ocurrida en septiembre de 2011.

Según publica El Mercurio, la sentencia oficial no se ha dado a conocer, pero la jueza suplente Andrea Santander señaló que lo ocurrido fue un accidente fortuito por fuerza mayor y que no se podía evitar.

En total, las 15 demandas buscaban una indemnización de $32.891.591.308, y dentro del grupo se encontraba la familia de Felipe Camiroaga. De hecho, del monto total, $320 millones iban a ser destinados al padre del animador de televisión, y $320 millones para cada uno de sus dos hermanos.

Los demandantes aún esperan la notificación oficial, pero en la misma publicación reiteraron la responsabilidad de la Fuerza Aérea de Chile en el accidente, debido a la cantidad de personas que iban a bordo y la carencia de combustible de emergencia.

“No hemos sido notificados de la sentencia, pero es frustrante saber que no hay responsables. El CASA 212 voló con sobrepeso (el doble de pasajeros), se ordenó retirar los estanques de combustibles subalares, que permitían retornar o aterrizar en otro lugar, y se le asignaron pilotos sin experiencia suficiente para una ruta tan compleja como esa. Sentimos un profundo dolor por todas las 21 familias. Este accidente era evitable”, dijo Jorge Camiroaga.