La final de la Copa Libertadores entre Boca Juniors y River Plate aún no comienza y ya se registran los primeros incidentes.

La llegada del bus de los xeneizes al Estadio Monumental de Nuñez fue accidentada debido a que el vehículo recibió piedrazos. Esto generó el actuar de las fuerzas de seguridad que controlaron los incidentes con gases lacrimógenos que afectaron a los jugadores xeneizes.

“Nos tiraron de todo” y “hubo gas pimienta y piedras”, sostuvo un enojado Pablo Pérez cuando llegaba al camarín.

Los hechos se registraron a las 15:00 horas y tras esto el secretario general de Boca, César Martucci aclaró la situación a Fox Sports.

“Hubo piedrazos y evidentemente la fuerza de seguridad, para proteger a la delegación, comenzó a tirar gases lagrimosos y esos ingresaron a los vehículos nuestros, y al micro de los jugadores”, indicó.

Mira el momento acá:

https://twitter.com/La12tuittera/status/1066396428023533576