La Conmebol postergó de manera definitiva la final de la Copa Libertadores entre River Plate y Boca Juniors.

El presidente del ente rector del fútbol sudamericano, Alejandro Domínguez, señaló que no están las condiciones de igualdad deportiva para que el partido se desarrolle de manera normal después del ataque que recibió el bus de Boca Juniors en su llegada al Monumental de Núñez que dejó a varios jugadores lesionados.

Nosotros no queremos jugar el partido, queremos igualdad de condiciones“, sostuvo a Fox Sports y agregó que “la final será reprogramada”.

Domínguez señaló que citará a los presidentes de ambos clubes en Asunción para decidir cuándo se jugará la final.

“Esto no es la sociedad argentina, estos son los inadaptados, queremos enviar una señal al mundo de que podemos hacer las cosas bien”, precisó.