Ni “todos y todas”, “todxs”, “todes” y menos “tod@s”. La Real Academia Española (RAE) insiste en rechazar el uso del lenguaje inclusivo y considera innecesarias todas las variables de inclusión del doble género o otras diversidades, según queda en claro en el “Libro de estilo de la lengua española”, el que pretende servir de guía práctica para resolver las dudas de la ortografía y gramática de la escritura digital.

En este intento por resolver las dudas surgidas de la evolución que se han experimentado en los últimos años en materias ortográficas, fonéticas y gramaticales, la RAE  y la Asociación de Academias de la Lengua Española (Asale) presentaron esta obra en que se reafirma que el género masculino sigue siendo el neutro.

Te puede interesar: “No es ninguna tragedia”: Tres expertos calman a los espantados ante el debate por el lenguaje inclusivo

Según explicó el mismo director honorario de la RAE, Víctor García de la Conchael género masculino, “por ser el no marcado, puede abarcar el femenino en ciertos contextos”. Lo que viene a ratificar lo dicho por daprio Villanueva, el director, en otra oportunidad: “El problema es confundir la gramática con el machismo”.

De esta manera, el trabajo de 504 páginas incluye signos digitales que acepta como parte del “vocabulario”  y palabras que añadió a un glosario de términos como tuit, yutubero o guasap, con el fin de ser “un servicio importante a los nativos digitales”.

Es así como la RAE rechaza las expresiones inclusivas pero no teme en definir y aceptar el término feminazi, como lo hizo hace unos meses en redes sociales.