Una oleada de despidos masivos es la que se registró durante esta semana en distintas áreas del sector públicos, entre ellos, el ministerio del Interior, de Desarrollo Social y secretaría general de gobierno, liderados por Andrés Chadwick, Alfredo Moreno y Cecilia Pérez respectivamente.

Según publica El Mostrador, de acuerdo a los cálculos de distintos sindicatos, las desvinculaciones hasta ahora bordean las 2.500 personas, y ese número podría aumentar debido a que este viernes 30 de noviembre es el plazo final para proceder a los términos de contrato.

Carlos Insunza, presidente de la Asociación Nacional de Empleados Fiscales (ANEF), señaló que se trata de “una política del gobierno de despidos arbitrarios, masivos e ilegales que tiene como único objetivo abrir espacio en el Estado para utilizar el servicio público como botín”.

El líder del gremio además explicó que los argumentos que se utilizan para los despidos son “falaces” y que “existen componentes políticos para justificar la salida de los funcionarios”.

Del mismo modo, señaló que existe una notificación masiva de despidos en los ministerios de Educación y de la Mujer. Esta ola de desvinculaciones se realiza en la misma semana en que el gobierno cerró la negociación con la mayoría de la mesa del sector público por el reajuste fiscal 2019.

“Se les inventa que tienen problemas de clima laboral, en circunstancias que no hay registro de eso. Hay un componente de discriminación política importante”, explicó Esteban Tumba, presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Funcionarios del Ministerio del Interior.

Además, aseguró que el servicio más golpeado fue el de Gobierno Interior, que es el que agrupa a las gobernaciones de intendencia. “Tenemos registros de 260 despidos de contrata y de 100 honorarios”.