Con una versión de “El pueblo unido jamás será vencido” (de Quilapayún), interpretada por el grupo Pasión Porteña, finalizó la noche de este viernes el acto de inauguración del encuentro municipalista latinoamericano “Ciudades sin Miedo”, que se realizó en la plaza Aníbal Pinto, en Valparaíso, y que apunta precisamente a fortalecer los vínculos de las comunidades para mejorar su calidad de vida.

La cita dio el puntapié inicial para el evento que se realizará durante todo este fin de semana, por primera vez en América Latina, que tiene sus ediciones previas en Barcelona, Varsovia, Nueva York y Bruselas, y que busca promover el municipalismo, corriente política y social que, con independencia de partidos, propone el control de los territorios para la transformación democrática.

La reunión fue organizada por la Cooperativa de Ideas Vía Porteña, el Centro Cultural Playa Ancha y el Observatorio de Comunicación de la PUCV, en conjunto con el movimiento argentino “Ciudad Futura”, quienes cuentan con representación en el municipio de Rosario, y hasta ella llegaron representantes de distintos países como Argentina, Ecuador, Brasil, Uruguay y Chile.

Entre ellos, se encuentra el concejal rosarino Juan Monteverde (de Ciudad Futura), quien destacó que el evento se realizará al mismo tiempo que en su país se desarrolla la cumbre del G-20. “Ellos nos han llevado hasta el fracaso, destrucción y muerte. Estas democracias en América Latina no están pudiendo resolver los problemas a nadie, ¿qué tipo de democracia tenemos y que excluye de casi todo al 30% de la población?”, dijo.

En su intervención, el argentino  destacó la importancia de “criticar la política para defenderla”, de “cuestionar la democracia de raíz” y de cómo ella puede ser “refundada” desde los territorios en favor de los más perjudicados por el sistema neoliberal actual: “Nadie quiso dar poder a esa gente para que transforme su vida, y es precisamente a ellos a quienes hay que ayudar para que tomen sus propias decisiones”.

Foto: Nicolás Romero

En la cita también estuvo presente la diputada brasileña Andreia de Jesus (PSOL), quien agregó los componentes de género y raza a la discusión, y señaló que “para que haya una política diferente y una democracia real ellas tienen que ser descolonizadas”. “No podemos seguir la lógica de quien impuso opresión, la novedad es deconstruir”, señaló luego, y agregó: “La ciudad que se ocupa es la que construye poder popular“.

Foto: Nicolás Romero

Como representante de Ecuador, el ex alcalde de Quito, Paco Moncayo, destacó que durante su gestión, la ciudad fue la primera con ordenanzas sobre participación ciudadana, derechos LGTBI y presupuesto con enfoque de género, y aseguró que desde la alcaldía se pueden hacer muchas cosas, pero que todo es “cosa de voluntad”.

Además, señaló la importancia de las instancias de participación ciudadana para nuestro actual sistema político. “No puede haber democracia si el poder está acumulado”, agregó.

Foto: Nicolás Romero

En tanto, Marcelo Expósito, parlamentario, activista de Barcelona en Común y secretario tercero de la mesa del Congreso de los Diputados, recalcó que “el modelo de ciudad neoliberal actual no es el de los ciudadanos libres, la ciudad hoy está vendida a la extracción destructiva”, y señaló que el movimiento busca restaurar los vínculos y poner la vida de las personas en el centro.

Foto: Nicolás Romero

El español además propuso el municipalismo como la alternativa para frenar el actual auge de personajes fascistas entre los que mencionó a Donald Trump, Jair Bolsonaro y Mauricio Macri, y además homenajeó a distintos personajes políticos latinoamericanos que han sido asesinados recientemente, como Marielle Franco, Santiago Maldonado, Berta Cáceres y Camilo Catrillanca.

En el acto también estuvieron presentes la concejala de Santiago, Rosario Carvajal, y las dirigentas Doris González (Ukamau) y Marlén Orrego (dirigenta vecinal del Cerro Barón), quienes contaron sus experiencias en sus respectivos espacios, coincidieron en que “democratizar la ciudad es una necesidad imperante” y destacaron la importancia de las instancias políticas de esta escala.

Finalmente, para el cierre, el alcalde de Valparaíso, Jorge Sharp, señaló que “el neoliberalismo no es dignidad” y que es necesario “producir nuevas dinámicas para vivir en libertad”. “Las ciudades deben ser reclamadas para esta lucha, es posible vivir de mejor forma, que los pueblos ejerzan su soberanía y que las ciudades sean fábricas de democracia radical”, señaló.

Foto: Nicolás Romero

Foto: Nicolás Romero

Foto: Nicolás Romero

Foto: Nicolás Romero

Foto: Nicolás Romero