Hace unas semanas, los ex cabos Francis Leiva Venegas y Franco Robles fueron condenados por el Tribunal Oral de Temuco por el delito de tormentos y apremios ilegítimos contra un joven con discapacidad intelectual. 

Ambos detuvieron al hombre de 22 años durante el 29 de octubre de 2015 y lo llevaron a la unidad policial de Carahue, sin explicitar ninguna causa legal o autorización judicial. Pese a que inicialmente eran 5 los integrantes del grupo de uniformados involucrados en el operativo, solo se comprobó la autoría de dos funcionarios y el resto fue absuelto.

Los carabineros habían insultado a la víctima con palabras de carácter homofóbico, golpes con puños y patadas en su rostro, piernas, genitales y tórax. Además, golpearon y maniataron al joven en un calabozo e incluso le lanzaron una bomba lacrimógena, antes de dejarlo en libertad.

Los ahora ex funcionarios policiales fueron condenados a tres años de cárcel por los apremios ilegítimos. Según explicó el fiscal Nelson Moreno, “junto a la pena privativa de libertad, se estableció también la suspensión de cualquier oficio o cargo público. Son funcionarios de Carabineros, por lo tanto, no podrían seguir ejerciendo dicha función, sin perjuicio de que exista un recurso de nulidad que existe la posibilidad de interponer por parte de los funcionarios policiales”.

Ambos cumplirán la pena en libertad, por lo que deberán firmar ante Gendarmería. En tanto, en el veredicto se ordenó eliminar de inmediato las medidas cautelares que pesaron sobre los otros tres carabineros que fueron absueltos.