Desde su discusión e incluso tras su promulgación, la ley de aborto ha sido un tema en disputa para parlamentarios de todos los sectores. El último obstáculo que se presentó para este proyecto fue el fallo del Tribunal Constitucional (TC) que declara como inconstitucional el reglamento de objeción de conciencia.

La votación en el tribunal fue de ocho contra dos votos, acogiéndose así el requerimiento presentado por parlamentarios de Chile Vamos, liderados por la presidenta de la UDI Jacqueline Van Rysselberghe. Esta decisión permitirá que los médicos de establecimientos privados de salud puedan negarse a practicar el procedimiento, a pesar de que éste es legal.

Distintas personalidades y organizaciones feministas se han pronunciado en contra de la decisión del TC, argumentando que éste actúa como una “tercera cámara” y que continúa perpetuando las injusticias contra las mujeres.

Esta tarde se organizaron cacerolazos en distintos puntos del país, reclamando en contra de la justicia machista. De igual forma, para este viernes a las 13.30 horas se ha convocado a una concentración a las afueras del TC bajo la consigna #TCNoConMisDerechos.