La situación política en Sur América es una preocupación del Papa Francisco. Así lo ha demostrado el Sumo Pontífice luego de recibir un informe sobre el uso selectivo de la justicia para inhabilitar líderes políticos en América del Sur en base a las denominadas “guerras judiciales”.

El texto fue entregado en El Vaticano por una delegación formada por el abogado argentino Roberto Carlés, candidato kirchnerista a la Corte Suprema de Justicia, y un grupo de juristas, además del músico brasileño Chico Buarque, su pareja, la abogada Carol Proner, y la militante social italiana Grazia Tuzi.

El informe detalla la situación procesal de algunos dirigentes de la región, en particular de los ex presidentes de Brasil, Luis Inacio Lula da Silva, de Ecuador, Rafael Correa, y de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner.

Carlés, quien actuó como vocero tras los 45 minutos de audiencia, explicó que “el motivo de la reunión fue el de presentarle al Papa este informe elaborado por la Asociación de Jueces para la Democracia de Brasil, junto con otros juristas, sobre la situación del Estado de Derecho en América Latina”. Según él, la mayoría de estos dirigentes son objeto de “investigaciones imparciales, con violación a garantías constitucionales y una abierta violación a los principios del Estado de derecho, como se está viendo en los distintos países”.

El abogado argentino aseguró que el Papa “comparte esta preocupación”. Contó que el ambiente del encuentro fue “cordial y distendido” y que su intención es informar al Sumo Pontífice sobre los avances y cambios respecto a los casos de estos políticos. Antes de finalizar su vocería, quiso explicitar una precisió que Jorge Bergoglio se encargó de dejar clara: el Papa condena claramente la corrupción. “Aquí lo que preocupa es la instrumentalización de la corrupción para otros fines”, aclaró entonces Carlés, que habló de una “judicialización selectiva” de la política, considerada como “uno de los mayores peligros para la democracia en el mundo y no solo en América Latina”.

Cabe señalar que esta semana la justicia argentina acaba de citar a indagatoria al hermano y al padre del presidente Mauricio Macri, como investigados en una de las aristas del llamado “caso cuadernos”, en el que están imputados exfuncionarios y algunos de los empresarios más importantes del país por supuestamente haber pagado coimas a ex altos cargos de los Gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández.