Una fiscalización hecha en conjunto por la Gobernación Provincial de Salud, Carabineros y la PDI dio a conocer graves irregularidades dentro del Mall Chino de la ciudad donde se descubrió que un grupo de inmigrantes era encerrado en el recinto por la noches.

En el local ubicado en la intersección de Avenida Frei con calle Hornillas vivían al menos 6 extranjeros entre haitianos, venezolanos y chinos quienes no podían salir de sus piezas hasta que la puerta fuese abierta.

Según consigna El Pingüino, los inmigrantes también trabajaban más de 14 horas al día, lo cual excede con creces el límite legal permitido en nuestro país.

Según aseguró personal de la PDI en el lugar donde dormían los extranjeros “no entra aire y no tienen baño”.

Por su parte el gobernador provincial Nicolás Cogler se mostró consternado por la situación. “Vimos que en condiciones deplorables vivían personas y eso nosotros no lo vamos a permitir, porque nuestra legislación lo prohíbe. Esto no es normal y hay que decirles a las personas que vivían en estas condiciones que en Chile así no se vive. Tenemos legislaciones que lo prohíben, que regulan los horarios de trabajo”, señaló.

El propietario del recinto no se encontraba presente al momento del operativo y se especula que éste tendría una “cadena nacional” de “pensiones”.

Ante estos hechos, ya se comenzaron a recopilar todos los antecedentes por parte de las autoridades y se hicieron las denuncias correspondientes para determinar las responsabilidades del caso.