Los familiares de Carmen Gloria Larenas, la joven militante de las Juventudes Comunistas de 19 años asesinada por ex agentes de la Central Nacional de Inteligencia (CNI) presentaron una querella ante la Corte de Apelaciones de Valparaíso para evitar la impunidad de los uniformados que participaron en su homicidio en 1983.

Según consigna Diario U Chile, la acción judicial es una querella contra 10 agentes de la CNI que participaron en el asesinato de la joven durante la tercera jornada de protesta nacional de 1983 que se desarrolló en los cerros de Valparaíso y Viña del Mar.

“Esta brigada de la CNI fue al lugar con la disposición, organización y los medios para asesinar, llegaron, encerraron y dispararon a las personas, hubo muchos heridos y el resultado de mi hermana fallecida. En tanto, la Corte de Apelaciones luego del auto de procesamiento que dictara el Ministro Arancibia, decidió dejar en libertad a 7 de las personas que estuvieron ahí, como si hubiesen estado de turismo, paseando con esas armas, como si se les hubieran caído, por ello, nosotros nos estamos querellando por asociación ilícita y el homicidio de mi hermana”, sostuvo el hermano de la joven, Benjamín Larenas.

Los familiares de Carmen Gloria buscan evitar la revocación del auto de procesamiento dictado por el ministro Jaime Arancibia Pinto que exonera a 7 de los implicados en el homicidio.

“Hemos interpuesto una querella contra 10 agentes de la CNI que provocaron la muerte de Carmen Gloria Larenas, porque actuaron con alevosía, tal como lo detalla el actuar sobre su seguro en el momento de los hechos, pues cuando se analiza el proceso se da cuenta que existen dos autos, uno provisto de metralletas con alto poder de fuego que bloquea el paso y no permite que escapen las personas, por lo mismo, dentro de esta querella también se plantea la asociación ilícita por lo que significaba la CNI y esperamos que se acredite en este proceso tal como ha pasado en otros casos”, sostuvo la abogada Carolina Cubillos.

Entre los agentes que fueron procesados se encuentran el ex oficial de la Armada, Sergio Remigio Echeverría Villarroel, quien en ese entonces era jefe de la brigada regional de la CNI, y el ex oficial de ejército Carlos Alberto Herrera Jiménez, quien está en Punta Peuco condenado por el asesinato de Tucapel Jiménez.

Los hechos por los cuales están siendo procesados los ex agentes ocurrieron el 12 de julio de 1983 mientras se desarrollaba a tercera jornada de protesta nacional en el sector de Recreo, Viña del Mar. Fue en ese lugar donde un grupo de agentes disparó desde un automóvil sin patente contra los manifestantes, entre los que se encontraba Carmen Gloria Larenas.