Tres jóvenes madres de origen venezolano presentaron una querella contra el Hospital San Borja Arriarán por partos mal atendidos con lamentables consecuencias. De hecho, una de los bebés nació fallecido y las otras dos sufrieron severas consecuencias neurológicas por aparente falta de oxígeno. 

Las mujeres denuncian falta de atención oportuna y discriminación de parte del personal médico del recinto, en el procedimiento ocurrido en marzo de 2017. Aseguran que el trato que recibieron antes y después del parto fue tardío y que el equipo médico no actuó a tiempo. Además, aseguran haber recibido comentarios xenófobos por ser de nacionalidad venezolana.  

Carolina Delgado, una de las mujeres que se querelló, aseguró que su hijo sufrió una serie de complicaciones tras el parto y que incluso estuvo con peligro de muerte. En tanto, Humberto Angulo, padre de la lactante fallecida, contó lo llamaron cerca de las 04:00 horas para que entrara a la cesárea de su esposa, pero luego de 25 minuto le indicaron que la bebé venía sin latidos.

En tanto, el abogado de las denunciantes, Héctor Musso, acusó al personal de salud de no recurrir a la cesárea cuando debían. Desde el hospital reconocieron las denuncias y aseguran que se encuentran en una etapa de investigación. De hecho, el director del recinto ordenó la realización de una auditoría médica y de un sumario administrativo.

El Hospital San Borja es el recinto asistencial que más partos a extranjeras ha atendido, con 3.433 del total de 4.930 casos entre enero y noviembre de 2018