Este martes 8 de enero se confirmó la sentencia que condena al bar “El Túnel” por discriminar a una clienta transgénero al negarle el ingreso al local en 2016, señalándole que no podía “ingresar por estar vestido de mujer”.

Sin embargo, tras la apelación, la multa aplicada fue rebajada y la capacitación a funcionarios fueron suspendidas, debido a que el local tiene nuevos propietarios y trabajadores.

La mujer trans, identificada como Agustina de Miguel Heddber fue acompañada y asesorada por representantes del Observatorio Pensamiento Trans (Petra) y Fundación Transitar, quienes incluso la acompañaron a presentar un reclamo al local luego del acto de discriminación.

La dirigenta de Petra, Niki Raveau incluso conversó con el administrador del local Cristóbal Arriagada, quien aseguró que “no tenía idea qué eran las personas transexuales”. Además le indicó a la activista que una vez ingresó al baño de hombres “un chico ambiguo como tú y sufrió una golpiza”.

El nuevo documento indica que el bar vulneró la ley Zamudio, al exigirle mostrar su carnet de identidad -lo que no se hace con todos los clientes- e indicarle que debía usar el baño de varones.

“A la demandante, a pesar de llamarse a la fecha de los hechos y aparecer en su inscripción y carné de entonces que su sexo era el masculino, de acuerdo a su propia convicción, se la debe considerar una mujer y, por lo mismo, tanto el pedirle su carné como exigirle el uso del baño de hombres importa una discriminación de aquellas no permitidas por la ley 20.609”, cita la resolución.