Durante este viernes, dos chilenos residentes en Bélgica y una mujer proveniente de dicho país fueron detenidos por la Policía de Investigaciones (PDI) en el aeropuerto internacional de Santiago, como resultado de la investigación desarrollada por la Fiscalía Regional de Tarapacá.

Las tres personas detenidasson investigadas por sus responsabilidades en el daño patrimonial y arqueológico causado al geoglifo de forma humana más grande del mundo: llamado “Gigante de Tarapacá”, es de origen milenario y se ubica a 100 kilómetros de Iquique. El espacio arqueológico del Cerro Unita sufrió rayados irreparables causados por el paso de un vehículo en donde transitaban los jóvenes.

El jefe del Ministerio Público de Tarapacá, Raúl Arancibia, confirmó que los dos chilenos y la ciudadana belga, quienes se encuentran viviendo en Bélgica, estaban abordando un avión con destino a Europa cuando fueron detenidos por delito patrimonial. Además, se supo que el vehículo utilizado pertenece al familiar de un militar de la zona.

Durante el pasado jueves, el municipio de Huara interpuso una querella por el daño causado al sitio, que según especialistas alcanza el 80% del geoglifo. De comprobarse que son culpables, los detenidos arriesgan penas de cárcel en su grado mínimo y multas que van desde las 50 a 200 UTM. 

La subsecretaria de Bienes Nacionales (BBNN), Alejandro Bravo, llegó al lugar y aseguró que espera máximas sanciones para quienes resulten responsables. A la vez, no descartó realizar algún tipo de cierre en el monumento nacional tras lo ocurrido.

“Ellos le pidieron prestado un vehículo a unas personas, pero no es que sean extranjeros. Son chilenos que saben leer y que conocen las indicaciones, por lo que saben que las huellas de los vehículos pueden generar daños”, señaló Bravo.