Durante el pasado lunes se confirmó que la popular tienda de zapatos cerrará sus sucursales a lo largo de Chile, tras una deuda de tres meses de no pago que la cadena mantiene con un arrendatario.

Luego de 47 años atendiendo al público, la baja de ingresos de la empresa, que durante el segundo semestre sufrió una caída del 20% respecto al año anterior, los obligó a poner fin a la historia de Calzados Beba. Además se llamó a un comparendo con las partes, pero no hubo nadie de Beba que se presentara.

La noticia se confirmó tras la aparición de un remate en el cuerpo B de El Mercurio durante el pasado domingo, que consignaba la “Gran venta de bodega de liquidación forzosa Calzados Beba ltda”, a nombre del martillero público Alfredo Vargas Jara, en el que se liquidarán todos los stocks de tiendas del país.

El proceso legal no permite que la sociedad pueda adquirir nuevos productos y solo se puede liquidar lo que actualmente queda en sus bodegas. El remate de productos se realizará los días 11, 12, 13, 14 y 15 de febrero.

Calzados Beba comenzó a operar en 1972 y se consolidó como una de las marcas de calzado favoritas, por sus módicos precios y sus tiendas distribuidas en las principales ciudades de Chile. Durante los últimos meses, sin embargo, las sucursales comenzaron a desaparecer.