El Senado estadounidense mantiene expectante la decisión de apoyar al autoproclamado presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, porque los senadores demócratas han presentado un veto para negar el uso de fuerzas militares como parte de una intervención de Estados Unidos a Venezuela.

A pesar de que existe un consenso inédito entre republicanos y demócratas para apoyar a Guaidó, estos últimos quieren prohibir explícitamente cualquier declaración que incluya el empleo de la fuerza militar estadounidense en suelo venezolano.

El demócrata de mayor rango en el Comité de Asuntos Exteriores del Senado, Bob Menéndez, es el que sostiene que la resolución no debería servir como un aval a una eventual invasión de Venezuela. Al contrario de lo propuesto por el senador republicano, Marco Rubio, quien no está dispuesto a aceptar que el texto rechace la intervención militar, debido a que este señala que sería “problemático” y que la intervención es una opción que “debería estar siempre disponible”.

Cabe recordar que Estados Unidos fue el primer país en reconocer a Juan Guaidó como presidente encargado de Venezuela, y ha sido Donald Trump, y sus asesores de seguridad, quienes han insistido vehemente sobre la idea de realizar una intervención militar en Venezuela. La posición demócrata permite que no se repitan los horrores de anteriores intervenciones militares de Estados Unidos en países en crisis.