Fue en 2013 cuando la Pontificia Universidad Católica se asoció con CHRISTUS Health, una de las 10 instituciones de salud más grande de Estados Unidos, con el objetivo de superar los problemas financieros por los que atravesaba la PUC y, además, expandir la Red de Salud en Chile y en Latinoamérica, según Christus UC.

Sin embargo, el pasado jueves de Semana Santa, Red Salud UC – Cristus informó a sus trabajadores que se iniciarían despidos en distintos servicios, sin especificar la magnitud de estos. El argumento del plantel radica en los problemas de financiamiento que condujeron a una reestructuración de personal.

Esta no es la primera vez que se despide de manera injustificada a funcionarios y funcionarias de la Red de Salud vinculada a la casa de estudios. Y, en esta nueva ocasión, ya son entre 15 a 20 trabajadoras y trabajadores despedidos.

Pero según Delfín Levicoy, presidente del Sindicato de Profesionales de la PUC, la empresa señaló que estas medidas se llevarían a cabo específicamente con personas que “eran caras para institución –por el sueldo que tenían- y que además tuvieran un desempeño deficiente”. Sin embargo, Levicoy asegura que al poco tiempo que los despidos comenzaran, “nos dimos cuenta que no era tan así, habían lugares en que las personas no eran tan caras pero que tenían algún problema con la jefatura”. Agrega que también “empezaron a despedir personas que estaban cerca de pensionarse”.  

Según el dirigente sindical el problema radica en que “la mayoría de los desvinculados, por no tener edad para pensionarse, ven disminuidos considerablemente el monto de indemnización”. Esto pasa porque el contrato colectivo de la mayoría de los trabajadores, asegura que la indemnización será por todos los años de trabajo, pero esto sólo ocurre cuando la persona cumple la edad para pensionarse. De lo contrario, si es despedida antes de cumplir la edad correspondiente, la indemnización se rige por la ley chilena y baja a 11 años.

Ante lo sucedido, el pasado jueves 30 de abril, los cuatro sindicatos directamente afectados se manifestaron en el casino del Hospital UC, exigiendo que esta situación se detenga de inmediato. Tras esta y otras manifestaciones, las autoridades de la universidad citaron a los trabajadores a una reunión para el próximo martes 5 de abril, donde esperan haya una solución al problema y donde el sello cristiano que dice tener la universidad, se refleje en la empatía con el trabajador.

Daniel Gedda, presidente de la FEUC, es enfático en asegurar que “nosotros como Federación vamos a defender y acompañar a los trabajadores, porque entendemos que la comunidad no es algo vacío o un concepto sin contenido, sino que la idea que nosotros tenemos, es que se construye en lo cotidiano cuando se respetan los derechos de todos sus miembros”, Finaliza el dirigente estudiantil.

 

/Nicolás Acuña

/Nicolás Acuña

/Nicolás Acuña

/Nicolás Acuña

/Nicolás Acuña

/Nicolás Acuña

/Nicolás Acuña

/Nicolás Acuña

/Nicolás Acuña

/Nicolás Acuña

/Nicolás Acuña

/Nicolás Acuña

/Nicolás Acuña

/Nicolás Acuña