Una extensa investigación publicada por The New York Times dio a conocer que el famoso productor Harvey Weinstein lleva décadas abusando de su poder como el fundador y director de The Weinstein Company –una de las productoras más exitosas de Hollywood– y suma una serie de acusaciones de acoso sexual.

Weinstein, de 65 años, es reconocido en la industria cinematográfica: Fue cofundador de la productora y distribuidora Miramax,  en 2005 abrió junto a su hermano The Weinstein Company, y ha trabajado en cintas como Shakespeare apasionado (1998) –por la que recibió un Óscar a Mejor película en 1999 en su rol como productor–, Pandillas de Nueva York (2002), la trilogía El Señor de los Anillos, Pulp Fiction (1994) y Bastardos sin gloria (2009), entre muchas otras.

Los autores del reportaje accedieron a una serie de documentos legales y correos electrónicos, y conversaron con trabajadores de la industria, que dieron cuenta de que el hombre presionaba a mujeres, entre ellas secretarias, actrices y modelos, para que accedieran a sus peticiones a cambio de impulsar sus carreras profesiones.

De este modo, el texto señala que Weinstein ha sido denunciado por al menos ocho mujeres durante 30 años, y que finalmente llegó a acuerdos económicos para que las situaciones no salieran a la luz, donde les pagó a las víctimas entre $ 80.000 y $ 150.000 dólares.

Entre las denunciantes se encuentra la actriz Ashley Judd (Norma Jean & Marilyn, Kiss the Girls), quien contó que el productor la citó para un desayuno de trabajo en el hotel Peninsula Beverly Hills, sin embargo, al llegar, la esperaba con una bata: le ofreció un masaje y le pidió si podía verla ducharse.

Otras víctimas acusan un modo de actuar similar, donde recibieron invitaciones a lujosos hoteles en ciudades como Nueva York y Londres, con la promesa de un ascenso en el trabajo. Entre ellas se encuentra Lauren O’Conor, quien en 2015 denunció el hecho en una carta que entregó a los ejecutivos de la productora, sin embargo, se decidió no investigar.

A través de un comunicado enviado al mismo medio, el productor pidió perdón por sus acciones que han causado “gran dolor”, y contó que reclutó a un grupo de profesionales para que lo ayuden con su comportamiento. Estoy tratando de hacer las cosas mejor, pero sé que me queda un largo recorrido”, afirmó.

Además, agregó que cuando entró en el mercado laboral, en la década los ’60, “las reglas sobre el comportamiento en el ambiente laboral eran muy diferentes. Así era la cultura entonces”.

Desde la industria cinematrográfica figuras como Brie Larson, Lena Dunham y Judd Apatow han condenado las acusaciones luego de que salieron a la luz.