Con problemas para exponer la presentación en PowerPoint que había preparado, y solicitando que su exposición no se transmitiera públicamente, comenzó este miércoles la intervención que Marcela Aranda, la vocera del “Bus de la Libertad”, realizó ante la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados en medio de la discusión por el proyecto de Ley de Identidad de Género.

“Mi hijo” fue el título que Aranda escogió para su exposición en la instancia –en la que también participó María Pía Adriasola, la abogada y esposa de José Antonio Kast, y Zuliana Araya, concejala trans de Valparaíso–, en la que calificó como “utilización mediática de un ser humano frágil” el comunicado público y punto de prensa que el Movilh realizó junto con Carla González Aranda, la hija transgénero de la activista evangélica, y en la que dieron a conocer su historia. De hecho, fue generosa en críticas y menciones hacia Rolando Jiménez, figura histórica de la agrupación, a quien acusó de manipular a su hija para atacarla.

[Lee en El Desconcierto: El valiente testimonio de Carla González, la hija trans de Marcela Aranda: “Se puede salir adelante”]

En la intervención, que se excedió en más de cinco minutos del tiempo establecido y en un tono intenso y a ratos enojado, Aranda ocupó parte de su espacio para desmentir o señalar incongruencias en el testimonio que Carla compartió a fines de noviembre –a quien nombró constantemente como “mi hijo”–, y relató que “su vida ha sido dura, no puedo contarla porque es privada, pero corresponde a una de las causas de disforia de género”.

Además, reiteró la postura que ya se le conoce, contraria a la promulgación de la ley de identidad de género, y señaló que “este proyecto es peligroso para su salud (de las personas trans) porque está definiendo un derecho que no se puede definir, no define lo que es género, y separa la biología de la construcción cultural, y eso no se puede hacer“.

Aranda también puso en cuestión la “Encuesta T”, que fue publicada en octubre pasado, realizada por  OTD Chile y que caracteriza a la población trans y género no conforme del país, y afirmó que “tiene una muestra de 115 personas”, por lo que “no muestra la realidad de un 93% que sí se revierte de manera natural”.

Finalmente, Aranda criticó que el Ejecutivo le haya puesto discusión inmediata e la iniciativa y afirmó que “tenemos seis días para un proyecto donde ni siquiera hemos escuchado cirujanos pediátricos”.