A partir de las 9 de la mañana de este viernes, en Juzgado de Garantía de Temuco comenzó a vivir una audiencia clave para el mediático caso de la denominada Operación Huracán. En la instancia, el Ministerio Público informó al tribunal su decisión de no perseverar en la causa, luego de que las pericias de expertos evidenciaran que hubo manipulación de las pruebas por parte de Carabineros.

Las conversaciones que motivaron la detención de ocho comuneros mapuche a fines de septiembre del año pasado habrían sido interceptadas por métodos cuestionados por la Fiscalía, que solicitó el sobreseimiento de los involucrados.

“La mensajería no corresponde. El formato de los archivos no es la forma en que se almacenan en los teléfonos, pero en particular señalan que algunos de ellos ni siquiera tienen las aplicaciones de mensajerías instaladas. Los peritajes de Carabineros decían de que se habían obtenido de carpetas de Telegram, había teléfonos que no tenían instalado Telegram. ¿Cómo se explicaba esa situación?”, cuestionó el fiscal Felipe González.

Además, el persecutor apuntó que “incluso algunos de esos mensajes tenían fechas posteriores a la incautación de los teléfonos”. La denuncia derivó en una investigación contra Carabineros por supuesta manipulación de pruebas.

Por ello, aunque el Gobierno presentó una solicitud de reapertura de la investigación con 90 días de plazo, a través de la intendencia regional, el juez de Garantía Federico Gutiérrez decidió ratificar la decisión de cerrar el caso.

Por su parte, el abogado de Héctor Llaitul Rodrigo Román cuestionó lo ocurrido en la audiencia y aseguró que se trata de “un triste espectáculo del Gobierno de Chile con el Ministerio Público, peleándose entre ellos”.

En este escenario, los defensores de los imputados pedirán el sobreseimiento definitivo de los comuneros acusados, quienes se encontraban en las afueras del Juzgado para conocer la decisión.