Como una iniciativa que “no responde a las demandas que ha relevado el movimiento social feminista en Chile” calificaron el anuncio de la Agenda Mujer del presidente Sebastián Piñera las diputadas Natalia Castillo (RD), Catalina Pérez (RD), Gael Yeomans (IL), Pamela Jiles (PH), Camila Rojas (MA), Claudia Mix (Poder) y Maite Orsini (RD).

Para las parlamentarias, “con estas iniciativas el Gobierno no innova en relación a proyectos de ley que ya estaban en carpeta, invisibiliza al movimiento social e instrumentaliza sus banderas de lucha”, y una muestra de lo anterior es el “deficiente” manejo antes las demandas en el ámbito universitario.

A través de un comunicado, las diputadas criticaron que “hasta la fecha, no ha habido acercamientos ni reuniones con las dirigentes del movimiento estudiantil, pese a que concitan más del 70% de apoyo por parte de la ciudadanía” y lamentaron la falta de anuncios en pos de una educación no sexista.

Es necesario comprometer medidas que impidan la reproducción de estereotipos que determinen el presente y futuro de nuestras niñas y niños, entre ellas: una reforma curricular que incorpore la perspectiva de género en todos los niveles y educación sexual en los establecimientos”, aseguraron.

En materia de seguridad social, las parlamentarias señalaron que es necesario modificar el actual sistema de AFPs hacia un modelo “que permita a las mujeres contar con pensiones dignas y retribuya el trabajo realizado en el hogar”. Y en cuanto al anuncia de incorporar mujeres en altos cargos directivos, recalcaron que “necesitamos concretar la absoluta igualdad salarial y valorizar todos los trabajos que realizan las mujeres, las microempresarias, quienes trabajan sin contrato, y aquellas que trabajan cuidando a los hijos, ancianos y enfermos en el hogar”.

Finalmente, también criticaron que en los anuncios no se haga mención a los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres –como la óptima implementación de la ley de aborto en tres causales y la consagración de derechos filiativos para parejas homosexuales–, y que no se especifique ómo garantizar el fin de la impunidad, ni la protección de las víctimas en las situaciones de violación.

Dentro de todo, sí destacaron la urgencia legislativa que se le da al Proyecto de Ley Integral de Violencia, manifestaron sus expectativas por “que la discusión alojada en el Congreso nos permita avanzar en los temas pendientes” y reafirmaron el “compromiso con el movimiento social feminista estudiantil y confiamos en que continuarán siendo las personas organizadas quienes impulsen las transformaciones culturales”.