Durante la mañana de este lunes, personal de la PDI allanó la planta de Enap en Hualpén, en la región del Bío Bío, para indagar un posible vínculo entre un episodio de contaminación que se vivió el 4 de agosto pasado en Talcahuano, con la crisis que enfrentaron las comunas de Quintero y Puchuncaví.

Las diligencias fueron realizadas por funcionarios especializados en delitos medioambientales de la policía civil de Valdivia, que registraron el laboratorio de refinería de la empresa estatal. El hecho que gatilló el episodio vivido en agosto pasado fue que, ese día, el buque tanquero Monte Toledo realizó un trasvasije de crudo iraní al buque Cabo Victoria.

En esa operación es donde están centradas las miradas, debido a que el buque Cabo Victoria, luego de recibir la descarga de un tipo de petróleo alto en ácido sulfhídrico, viajó hasta la comuna de Quintero, que es como se habría originado el vínculo.

Se trataba de un hidrocarburo conocido como “Iranian Heavy”, que contiene más de 100 partes por millón de ácido sulfhídrico, una concentración mucho más elevada que el crudo que se refina actualmente en el país y que llegó en el buque Monte Toledo.

La emergencia registrada en Talcahuano generó como consecuencia que se debiera evacuar el Mall Plaza Trébol y una clínica aledaña, a raíz de la emanación.

La empresa Enap confirmó la diligencia realizada por la PDI a través de un breve comunicado en el que señaló que las diligencias no han impedido su normal funcionamiento.