Tipos Móviles

“Mayo Feminista. La rebelión contra el patriarcado”: La universidad como institución machista

Por: Elisa Montesinos / Publicado: 06.02.2019
¿Qué pasaba o pasa en la universidad chilena que necesitó una movilización para hacerse cargo del acoso? No está en estas instituciones el autoexaminarse desde el feminismo.

La editora de Mayo Feminista. La rebelión contra el patriarcado, Faride Zerán Chelech, reúne en 14 capítulos a distintas mujeres –a excepción de un hombre– para escribir sobre feminismo en el contexto de las tomas universitarias. Lo común de todo esto es la importancia del activismo feminista para cambiar las relaciones humanas.

Interpretando el contenido del libro, el feminismo es un pensamiento de acción latente, que dadas algunas circunstancias se vuelve manifiesto. En el caso nacional, fue la universidad como una institución machista, misógina y sexista, la que creó las condiciones para la rebelión contra el patriarcado en varias universidades chilenas. Lo latente y manifiesto, para Diamela Eltit y Luna Follegati, en sus respectivos capítulos, se ejemplifica con otros episodios manifiestos de feminismo en la historia de Chile, como fueron el voto para la mujer, la ley de divorcio y la ley de aborto.

Nona Fernández relata el caso del ex académico de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile, Carlos Carmona, sancionado –levemente, para los grupos feministas– por acoso laboral y sexual contra su ayudante. El resultado fue la toma de esa facultad, extendiéndose a nivel nacional durante el mes de mayo. Nelly Richard, también desde la perspectiva de la educación, señala que la continuidad de las consignas educación gratuita y educación de calidad, fue la educación no sexista; mientras que Kemy Oyarzún, destaca el fin del sotto voce, en cuanto a los aprovechamientos y desprecio contra las alumnas en las universidades.

Descrito lo anterior, ¿qué pasaba o pasa en la universidad chilena que necesitó una movilización para hacerse cargo del acoso? No está en estas instituciones el autoexaminarse desde el feminismo.

Desde otras perspectivas, Cristina Cabello escribe su experiencia de estudios de campo sobre diversidad sexual en Puerto Natales. Su aporte es mostrar que la realidad entre las metrópolis y las universidades, distan mucho de las ciudades pequeñas y los liceos, haciendo un contrapunto entre una cultura liberal y otra parroquial. Algo parecido sugiere Jorge Díaz, científico que afirma que la ciencia no es neutra, por lo cual ha replicado errores en una disciplina androcéntrica, como es el afirmar la existencia de solo dos sexos y la diferencia entre un cerebro femenino y otro masculino.

Desde el lenguaje, la palabra subversión que usa Alejandra Castillo explica muy bien el sentido de las tomas universitarias, ya que su significado es alterar la realidad, siendo esto lo ocurrido en mayo feminista. Otras autoras señalan ideas parecidas: Olga Grau y la alteración que hicieron las jóvenes; Camila Rojas y el revolucionar lo cotidiano; Beatriz Sánchez y desafiar el sentido común; y Ximena Valdez y las palabras como una manera de interpelar la realidad. En síntesis, ir a cosas basales y pequeñas que hacen una sociedad más vivible, en este caso, desde el lenguaje, siendo esto una de las ideas fuertes del libro.

Vale destacar, como escriben Valentina Saavedra y Javiera Toro, que el caso chileno no es aislado, el activismo feminista, de género o promujer ha sido vivido de manera simultánea en distintos países sobre similares temas. En esta misma línea, Alia Trabucco Zerán menciona las tragedias griegas de Medea, Clitemnestra y Antígona en su relato, las cuales terminan de manera fatal para las mujeres. Lo interesante de esto es darse cuenta que en otro tiempo, cultura, sistema político y economía, los vicios del machismo, misoginia y sexismo también existían. Entonces, ¿cuál es el origen de la realidad chilena? Más allá de las sensibilidades políticas y económicas, aparece como posible respuesta el androcentrismo. Un ejemplo es que los imperios inca y azteca no tienen monarcas mujeres en su historia política, es decir, tenían una institucionalidad androcéntrica precolombina.

Que las universidades no fueran lugares libres de acoso sexual y de misoginia fue un hecho que llevó a la manifestación de las universitarias, cambiando o creando institucionalidad en las universidades. Por lo tanto, ¿cuáles serán las próximas condiciones que generarán un nuevo movimiento feminista? Quizás el volvernos a resocializar en las relaciones laborales o en el aborto a todo evento.

Mayo Feminista. La rebelión contra el patriarcado

Faride Zerán (editora)

LOM Ediciones

179 páginas

Precio de referencia $9.000

Contenido relacionado

Qué se lee: Rodrigo Pérez, Instituto Nacional, leer a Lemebel en tiempos de movilizaciones

Apaga la tele

Déjanos tus comentarios
La sección de comentarios está abierta a la reflexión y el intercambio de opiniones las cuales no representan precisamente la línea editorial del diario ElDesconcierto.cl.
Te puede interesar

U. de Chile ingresa solicitud de audiencia pública especial a la Comisión Interamericana por violaciones a los DD.HH. en Chile

Careos literarios enfrentarán a más de 30 autores de narrativa criminal

Mario Levrero: Pudo ser una estrella, prefirió ser un perdedor