País

El vuelo de las Águilas de Jesús: Cómo se organiza el movimiento evangélico de extrema derecha que aterriza en las universidades

Por: Christopher Jerez Pinto / Publicado: 04.03.2019
Foto: Bello Público
En las últimas elecciones apoyaron a José Antonio Kast y en la disputa por la presidencia de Brasil parte de sus bases y dirigentes se abanderaron por el ex militar Jair Bolsonaro. El Desconcierto investigó cómo se organizan las Águilas en los espacios educativos, hasta dónde llega su incursión política y cuáles son las prácticas militantes que les han permitido expandirse a gran parte del país.

El 27 de octubre de 2018 tuvo lugar en plena Alameda la “Marcha por Jesús”, organizada por iglesias y movimientos evangélicos. Dicha manifestación, que fue interrumpida por grupos de encapuchados que se autoidentificaron como antifascistas, terminó con varios actos de violencia. Incluso, agresiones con objetos contundentes por parte de evangélicos y grupos de ultraderecha a jóvenes que bailaban k-pop en el Parque San Borja.

Para esta convocatoria, las Águilas de Jesús fueron parte de la organización, gestionando una protesta en que se podían leer y escuchar consignas homofóbicas, anti-derechos reproductivos de las mujeres y en contra del reconocimiento legal de las diversas identidades. A pesar de esto, el gobierno de Sebastián Piñera sólo condenó el actuar de los encapuchados.

Con un importante historial de violencia y difusión de discursos de odio, las Águilas de Jesús se han abierto camino en distintos espacios que abarcan desde la política tradicional hasta las bases universitarias.

Los primeros vuelos

El Ministerio Evangelístico Águilas de Jesús fue fundado en 2001 en la Universidad de Concepción, institución donde comenzaron a “predicar la palabra” entre los estudiantes y tienen su base más numerosa, de más de 60 personas.

La organización fue levantada por la diputada por el distrito 20, Francesca Muñoz; el ex concejal por Concepción y actual seremi de Salud del Bío Bío, Héctor Muñoz, y el actual asesor de la Oficina Nacional de Asuntos Religiosos (ONAR) de la Secretaría General de la Presidencia del gobierno de Sebastián Piñera, Gustavo Torres. Ellos fueron quienes instalaron desde su fundación el componente de disputa política en la organización.

En 2005 lograron conseguir por primera vez la Federación de Estudiantes de la Universidad de Concepción (FEC), espacio desde el que se opusieron a distintas causas estudiantiles, como la defensa de los derechos LGBTI y la legalización de la píldora del día después. El presidente de la FEC fue Héctor Muñoz, quien desde ese momento comenzó a pavimentar una carrera política de la mano del partido de Chile Vamos, Renovación Nacional (RN), misma colectividad a la que pertenece su compañera de fe y esposa, Francesca Muñoz. El 2007 las Águilas volvieron a conseguir el respaldo para ser federación.

Desde ese momento, en la UdeC, la organización ha presentado candidaturas casi todos los años. Según indican, en todo Chile son más de 300 integrantes. Concepción, Temuco, Santiago y Antofagasta son los lugares donde más fieles han logrado convocar. De igual forma, la organización se encuentra en México, Bolivia y Perú.

Hasta 2018 la organización sólo acumulaba dos victorias federativas, pero este hecho se actualizó con el triunfo de las Águilas de Jesús junto a las Juventudes RN en las elecciones de federación de la Universidad Católica de la Santísima Concepción. En esa ocasión se impusieron con un 53% ante la lista de las Juventudes Comunistas (JJCC).

Los “discipulados”

La característica común entre quienes componen esta organización, es la disciplina. Por ejemplo, son los primeros en recibir a los nuevos estudiantes durante el proceso de matrículas mediante predicas. Igualmente, son muy constantes en la periodicidad de sus reuniones, dado que estrictamente se reúnen una o dos veces por semana en lo que denominan “discipulados”.

El 29 de noviembre de 2018, una amplia sala ubicada a un costado del frontis de la Universidad de Santiago cobija a seis jóvenes con biblia en mano, que participan de estos discipulados cada miércoles y jueves a las 13 horas en la institución estatal.

Estos encuentros tienen su origen en las predicas cristianas. Según explican en una de esas instancias, “los discípulos de Jesucristo propagaban la palabra de Dios en distintas ciudades, atrayendo nuevos fieles que tendrían la misión de continuar evangelizando los espacios y territorios”.

El trabajo en las universidades sigue esta misma lógica. Sólo en la zona central de país, en cinco años las Águilas de Jesús han logrado expandirse de una a seis instituciones, cuenta Judith Marín, una de las fundadora de “la obra” en la Usach. Además de esa universidad, también han conquistado a devotos en la Universidad de Chile, Pontificia Universidad Católica (PUC), Universidad Autónoma, Universidad de Playa Ancha y la Universidad de Valparaíso. Estas dos últimas en la Quinta Región.

“Comenzamos hace cinco años con la obra acá en la Usach y Dios nos habló de ir avanzando a las otras universidades. Con los años abrimos la Católica con Germán, que ahora es académico de una universidad en Arequipa y además es pastor de una iglesia allá. Luego Dios nos dijo que apuntáramos al pez más gordo del país: la Universidad de Chile. Ahí fue difícil por el contexto y porque nadie estudiaba. Pero lo logramos hacer igual”, puntualiza Marín.

Clásico afiche propagandístico que pega la organización en las universidades. Es su principal método de difusión en todo el país./ Universidad de Santiago

Actualmente, los discipulados en la Usach son liderados por Elein Ossandón, encargada de la organización en esa universidad y estudiante de Terapia Ocupacional, quien justifica la baja convocatoria de la reunión por el paro nacional contra la criminalización del pueblo mapuche votado por los estudiantes ese día en la universidad. Estas actividades suelen partir puntuales en su horario y duran exactamente una hora. Allí se revisan pasajes de la biblia y se leen distintos versículos.

La responsable de explicar e interpretar las lecturas es Ossandón, quien luego de recitar cada párrafo emite una serie de comentarios que entrelaza con hechos cotidianos y conflictos actuales. El resto de los jóvenes la escucha con aparente confianza y se limita a asentir con la cabeza. No se escuchan contrapuntos ni interpretaciones complementarias.

En varias ocasiones, la líder advierte a los asistentes que no deben faltar a las reuniones, puesto que aquello los aleja de Dios y denota también poco compromiso con su fe.

“La palabra tiene mucha importancia en nuestras vidas, para que entendamos la voluntad de Dios. Es algo que tiene que estar en nuestra vida día a día. Yo no puedo darme el gusto de decir ‘hoy no voy a leer’, porque un día que no lea es abrirle la puerta al diablo para que venga a tentarme y a apartarme del camino de Dios”, agrega, con un tono duro, Elein Ossandón.

En esa instancia Ossandón les preguntó a los asistentes: “¿Cómo puedo entender mayormente la palabra y el propósito de Dios en mi vida?”, sin tardar en responderse a sí misma. La encargada explicó a los jóvenes que “acercarse a la fe permite entenderla mejor” y que “conocer, escuchar, leer, predicar y promover la palabra deben ser fundamentos primordiales de su vida cristiana”.

Los “cultos unidos”

Además de los frecuentes discipulados, los integrantes de las Águilas de Jesús se reúnen en lo que llaman “cultos unidos”. A diferencia de los primeros encuentros, estos generalmente se realizan en las tardes. Por lo mismo, también asisten egresados y pastores externos.

En ellos se escucha música cristiana y se canta durante largos espacios de tiempo. Igualmente, hasta los cultos llegan las encargadas de todas las universidades junto a sus discípulos y también pastores evangélicos destacados dentro de su iglesia que dirigen a estas ceremonias.

El culto unido del 3 de diciembre se realizó en la Usach y fue dirigido por uno de los miembros fundadores de las Águilas de Jesús, el pastor Gustavo Torres y la egresada de Pedagogía en Castellano de la Usach y anterior encargada en la misma universidad, Judith Marín.

Según explica Marín, los cultos son una instancia para “renovar la fe en conjunto y volver a escuchar de boca de los más experimentados el porqué de lo que hacemos. El ideal es que todos los que estuvieron en esta sala escuchando las predicas, puedan en un futuro estar al frente de otros fieles”.

En medio de su intervención en esa ceremonia, con un tono siempre cálido y calmado, la líder espiritual apela a la emocionalidad de los presentes. “Lo primero que vi al llegar a la universidad, cuando estaba muy perdida en la vida, fue un afiche que decía que ‘si eres cristiano, predica en la universidad’. Ese cartel cambió mi camino, mi historia y mi vida. Yo pude ser perfectamente una joven que se dedicara sólo a sus estudios, pero preferí entregarme del todo a Dios”, comentó a sus oyentes.

Minutos más tarde, la ex encargada de la Usach se mostró más exacerbada y tajante. “Dios nos llamó para alcanzar todas las almas. En este tiempo donde hay muchas personas que no están viviendo como Dios dijo, hay muchas almas que se van perdiendo y por eso Dios nos necesita”, indicó.

“Que nadie, que ninguna mentira, que ningún afán les robe el gozo de servir al señor. Dios los eligió a ustedes para salvar esta universidad, el país y el mundo. Hay muchas almas que alcanzar, que las está arrebatando el infierno. Para transformar la universidad necesitarán el poder del espíritu santo, estar lleno de Dios, orar, interceder, ayunar, sentir amor por Dios y por las almas, y dominio propio. A ustedes les queda el desafío de seguir abriendo universidades, porque eso es lo que Dios quiere“, agregó.

El liderazgo de Elein

Elein Ossandón entró hace tres años a la organización y en ese tiempo ha logrado formar un liderazgo evidente dentro de sus compañeros. Viaja todos los días desde Maipú para sus clases y además a dictar los “discipulados” los miércoles y jueves.

Hasta poco antes de entrar a la universidad no profesaba en ninguna religión y sus intereses eran muy distintos. Según ella, “andaba en otra”. Reconoce que antes de acercarse al evangelismo estaba pasando por momentos difíciles, pero que luego de profundizar su fe, sus problemas comenzaron a mejorar. Es más, asegura que le pidió a Dios que tomara control de su vida.

La joven cree que ella está estudiando en la universidad gracias a la voluntad de Dios y que su ingreso habría sido un milagro. El puntaje no le alcanzaba para entrar estudiar Terapia Ocupacional, pero la lista de espera corrió lo suficiente para que entrara. Ossandón lo atribuye a que el Señor tenía un propósito para ella.

El liderazgo se lo ganó, supuestamente, por su fidelidad a Dios y por su constancia en la organización. Por lo mismo, tras el egreso de Marín, ella tomó las riendas.

Propio de su personalidad interpeladora, en las actividades Elein con frecuencia suele poner en encrucijadas a “sus discípulos”, con interrogantes como: “¿Qué prefieren? ¿Salir de la universidad con un título tremendo y con excelencia académica, o servirle a Dios y decir ‘mira todas las almas que trajimos para ti’? Ojalá podamos disponernos por completo a Dios”.

Al mismo tiempo, la líder les advierte la posibilidad de irse al infierno si no siguen a Cristo y que si se alejan de él “van a sufrir por la eternidad”. “Nosotros estamos en una batalla, estamos en una guerra contra el pecado y el demonio. Esto es una militancia para nosotros, militamos acá en nuestra vida cotidiana y en nuestra espiritualidad. Nuestra vida real no es esta, es la que está arriba, en el reino de los cielos”, explica la joven.

Programa de la candidatura de Elein Osandón a un cargo de la Feusach.

La disputa política

Muestra de su interés por la política institucional fue la candidatura de Elein Ossandón a la Vocalía de Interculturalidad de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Santiago (Feusach) en diciembre de 2018. Allí se enfrentó a varias organizaciones de izquierda que competían por algún cargo federativo.

Si bien no consiguió el triunfo en los comicios, esta candidatura significó un hito para la organización en Santiago, al ser la primera vez que se presentan a una elección popular, con una campaña en que no exponían su cristianismo. 

Los folletos de Ossandón detallaban las principales propuestas vinculadas con la migración y temas indígenas, pero en ningún espacio del material que repartía ella misma o en sus redes sociales detallaba que pertenecía a las Águilas de Jesús. Cabe destacar que esta organización ha sido funada en algunas ocasiones por la Vocalía de Género y Sexualidades (Vogesex) en medio de actividades abiertas.

Si bien Ossandón niega haber representado a las Águilas de Jesús en las elecciones de federación, los integrantes de ésta sí la apoyaron como grupo. Estuvieron presentes dándole “fortaleza” en el debate, que se realizó a la misma hora que el discipulado de ese día, a pesar de los constantes dichos de la líder sobre la importancia de estas instancias.

Para la ex candidata, disputar la política en las universidades es importante porque en estos lugares “se levantan corrientes ideológicas que van contra la voluntad de palabra de Dios”. Ossandón es enfática al decir que Cristo es el único camino, “aunque a muchos no les guste”.

La joven explica que ellos quieren ser como Cristo, quien vino al mundo a servir a las personas “en distintas áreas”. La Vocalía sería un espacio más de vitrina para su credo. Es más, la estudiante indica que su trabajo es igual de las otras organizaciones que se presentan a las elecciones, sólo que ellos tienen “otra mirada”.

Ossandón rehúye al ser consultada sobre su tendencia política, siendo ésta una práctica común entre las Águilas de Jesús. En las elecciones federativas de la Universidad Católica de la Santísima Concepción (UCSC), el candidato a secretario general, Gastón Elgueda, comentó a el Diario de Concepción, el 14 de octubre de 2018, que el carácter de su proyecto era “apolítico”.

“Nosotros vemos un trabajo que nos representa, no una ideología compartida entre un partido y las Águilas. Nosotros creemos como cristianos que somos integrales y podemos trabajar en cualquier área”, sostuvo Elgueda en el mismo medio.

Otro espacio donde las Águilas disputan política es en el Consejo Asesor Interreligioso de la Oficina Nacional de Asuntos Religiosos de la Secretaría General de la Presidencia (Segpres), el ministerio que se encarga de asesorar al presidente y sus ministros en las relaciones del Gobierno con el Congreso, en la elaboración de la agenda legislativa y siguiendo el avance de los proyectos de ley.

El trabajo del pastor Gustavo Torres allí es “garantizar la libertad religiosa, el diálogo interreligioso y la igualdad de trato”. Esta institución actualmente trabaja en la creación de un Código de Ética para promover el sano entendimiento y aceptación de las religiones en el país.

En el parlamento, la organización cuenta con una representante en la Cámara de Diputados: la fundadora de la organización, Francesca Muñoz. Desde este espacio, se han opuesto a proyectos como la adopción homoparental, el aborto en tres causales, la ley de identidad de género, por mencionar algunos.

En 2016, las Águilas en Concepción apuntaron hacia otro organismo estatal: el Instituto Nacional de la Juventud (Injuv). Ese año, de los 15 integrantes de su Gabinete Juvenil, 11 pertenecían a la organización evangélica. Desde allí, principalmente canalizaron su oposición al aborto liderados por la ex candidata a concejala por Concepción, Alejandra Ortega.

Sobre este fenómeno, el presidente de la Coordinadora Evangélica Regional del Bío Bío, Juan Marcos Godoy, advirtió a Radio Bío Bío en octubre de 2918 que para ellos la organización es fundamental. “El mundo evangélico en Chile va a tomar cada vez más fuerza y apoyaremos a todos aquellos nuestros que están en el mundo de la política”, afirmó.

Lógicas militantes

Al observar a las Águilas de Jesús no es difícil ver grandes similitudes en sus formas de organización con los métodos de captación y difusión de los movimientos políticos. Para Ivalú Millar, ex secretaria de Masas de la Unión Nacional Estudiantil (UNE) en Concepción, este grupo tiene clara la importancia de “disputar la institucionalidad estudiantil”.

“Las Águilas se reúnen todas semanas entre las una y las tres de la tarde, y no es por nada el horario: es justo el horario protegido participativo, que lo dio la universidad para que los estudiantes puedan organizarse y tener asambleas. Eso se ganó después del 2011”, comenta la joven.

Millar cuenta que la perfilación de rostros políticos al interior de la organización es evidente. Hoy en la UdeC, entre cinco y seis personas son inmediatamente vinculables a las Águilas de Jesús y cuentan con un visible historial de trabajo político. “Ahí uno nota una gran similitud con los movimientos políticos, donde van preparando compañeros y compañeras para que asuman roles dirigenciales”, sostiene.

Por su parte, el militante de Revolución Democrática en la UdeC, Joaquín Cisternas, comenta que: “La ética militante que tienen es más grande que la de la izquierda. Todos los primeros días de clases se paran con un parlante desde las 7.30 de la mañana a invitar a unirse a su movimiento. Lo mismo en las campañas: son los que más gente disponen, los que llegan más temprano y los que se van más tarde. No utilizan tanto las redes sociales eso sí, les ha costado renovarse en ese sentido”.

Ivalú Millar considera importante y preocupante el avance en la calidad de sus campañas. “Este año su propuesta de federación estaba mucho más preparada. Sus folletos estaban mejor diagramados y mucho más coloridos. Tuvieron una buena estrategia, haciendo una buena lectura del contexto, y tiraron una lista de federación de puras mujeres”, indica. Esta lista fue liderada por Rosemarie Aránguiz quien además milita en Renovación Nacional y en noviembre se presentó en las elecciones internas del partido para ser presidenta de las Juventudes RN por el Bío Bío.

Otra cosa que pasa en la UdeC es que la población estudiantil no los rechaza del todo, porque hay más rechazo hacia los piños políticos y ellos se presentan como los ‘buena onda’“, complementa Cisternas.

Al igual que Elein Ossandón en la Usach, en Concepción tampoco explicitan que son evangélicos en sus campañas, aunque muchas veces resulte evidente. “No es menor que lleven a la universidad a personas con las que tienen nexos como la diputada (Francesca) Muñoz o el ex concejal Héctor Muñoz, mostrando una perspectiva muy institucional”, indica la ex militante de la UNE.

“Este año como llevaron una lista de puras mujeres, su argumento era ‘las mujeres hacemos política distinta’, y ponían a las mujeres en un rol maternal, pero no se mostraban como fanáticos religiosos. Camuflan mucho los temas homofóbicos, cachan que todos se les van a ir encima. Cuidan su perfil en elecciones de federación”, agrega Millar.

Actos de violencia e intolerancia

Así como la organización ha pavimentado un camino en la política universitaria, también lo han hecho en el activismo. De esta forma, no sólo han realizado manifestaciones al interior de las universidades, sino también en el espacio público. En agosto de 2017 organizaron la manifestación a las afueras de Tribunal Constitucional (TC) por la Ley de Aborto en tres causales.

Hasta allí llegó una gran cantidad de creyentes evangélicos. Entre ellos, Judith Marín y Elein Ossandón. Con micrófono en mano, la primera predicaba la palabra mientras los demás sostenían carteles que mostraban manos ensangrentadas y otros que citaban el mandamiento “No matarás”. Las fotos de la manifestación son exhibidas con orgullo en la cuenta de Facebook de Marín.

Elein Ossandón en protesta contra el aborto. Foto: Facebook

Poco tiempo antes, en mayo de 2017, la organización generó polémica al protagonizar una funa homofóbica hacia un grupo de personas que izaba la bandera de la diversidad sexual en el Hospital de Temuco durante el Día Internacional contra la Homofobia, Transfobia y Lesbofobia. En dicha ocasión llegaron con carteles que decían “No a la ideología de género” y gritando la frase: “la bandera homosexual no es emblema nacional”.

Diego Lagos, activista homosexual de Temuco, fue parte del acto y, por ende, testigo de la manifestación. “Empezaron a intentar a sacar la bandera. La gente se puso en una barrera humana para que no lo hicieran y ahí agredieron a esas personas (…) A nosotros nos fueron a encarar y nos dijeron que donde estuviéramos ellos nos iban a ir a funar”, relata el joven.

Por su parte, al histórico dirigente del Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh), Rolando Jiménez, también le ha tocado confrontar a las Águilas. “Cuando fui a lanzar el Manual Educando en la Diversidad a la UdeC ellos me encararon. Eso fue hace como 10 años. Ahora más reciente, en 2014, nos confrontaron en el lanzamiento de ‘Nicolás tiene dos papás’, con una contramanifestación donde armaron una cadena de oración para ‘salvarnos’”, narró el activista.

Sobre estos hechos de violencia y discriminación, Elein Ossandón habla de forma genérica, sin entrar en detalles de sus actos: “Hoy en la sociedad el diablo quiere destruir, quiere romper familias, que los matrimonios se separen, que la gente se suicide, quiere que mueran inocentes. Hoy nuestro país está muy mal y el diablo está detrás de todo. Esto consecuencia de que las personas se han alejado de la palabra, por eso nosotras vamos a salir a manifestarnos donde sea necesario.

Águilas derechistas

Su relación más directa con la derecha tradicional chilena se da con Renovación Nacional. Allí militan parte de los rostros más visibles de las Águilas de Jesús, como Francesa Muñoz, Héctor Muñoz, Rosemarie Aránguiz, Gastón Elgueta o Alejandra Ortega. Al igual que un buen número de sus bases.

Igualmente, los años en que la organización evangélica ha decidido no llevar lista postulante a la FEC, han apoyado a otros proyectos de derecha: el 2008 al Movimiento Gremial y en 2009 a las Juventudes RN. En tanto, en la Universidad Técnica Federico Santa María, el 2014 respaldaron a una lista RN.

El 8 octubre de 2018, según consignó La Tercera, el presidente de Águilas de Jesús, Freddy Cid, aseguró que Bolsonaro es un “referente” para la organización. Es más, agregó que lo considera una “esperanza” para las comunidades evangélicas en Brasil. Este detalle acerca al grupo hacia una derecha más extrema.

El grupo además tiene bastante cercanía con el ex diputado José Antonio Kast. Incluso, previamente a las últimas elecciones presidenciales, se dedicaron a reunir firmas para inscribir la candidatura del líder de Acción Republicana en distintas ciudades.

Sobre esto, Diego Lagos acusa que “uno de los principales personajes de la funa, después era de los que reunía firmas afuera de la notaría en Temuco para que Kast pudiese inscribir su candidatura presidencial. Están vinculados a su fanaticada fascista evidentemente”.

Este año Kast vino a la Universidad Católica de Temuco y eran ellos los que andaban con él. Ellos fueron quienes lo defendieron de la funa”, agregó el joven temuquense.

Por su parte, Ivalú Millar recuerda una situación similar en la UdeC: “Hace un tiempo iba a venir Kast, pero por movilizaciones en contra no se realizó, pero las Águilas sí estaban muy proclives a que viniera”, recuerda.

Contenido relacionado

VIDEOS| El allanamiento de Carabineros al Hogar Mapuche Universitario Pelontuwue

Jóvenes realizan largas filas para eximirse del Servicio Militar

Déjanos tus comentarios
La sección de comentarios está abierta a la reflexión y el intercambio de opiniones las cuales no representan precisamente la línea editorial del diario ElDesconcierto.cl.
Te puede interesar

Juan Manuel Zolezzi fue ratificado como rector de la Usach por el Tricel

VIDEO| Usach celebra a profesores normalistas con documental que relata sus luchas reivindicativas

Cantata homenajeará vida y obra de Víctor Jara a 46 años de su muerte