El ex carabinero Manuel Noya fue condenado a dos años de pena remitida por el delito de uso excesivo de la violencia, con resultado de lesiones graves en contra del estudiante Rodrigo Avilés en medio de una marcha del 21 de mayo realizada en Valparaíso el año 2015.

De esta manera, el ex funcionario policial deberá firmar mensualmente en Gendarmería por un periodo de dos años y medio.

Para este caso la Fiscalía solicitó 541 días de prisión por el delito de homicidio frustrado, sin embargo, el Tribunal Oral en lo Penal descartó esta figura penal.

La familia del joven no quedó conforme con la pena que recibió Noya y aseguró que van a estudiar los antecedentes. No obstante, el padre del estudiante, Félix Avilés, aseguró que asumen “lo que la Corte ha determinado”.

Por su parte, Rodrigo Avilés sostuvo que FF.EE. de Carabineros necesita una “reestructuración” después del ataque que recibió una joven durante el 8M en Valparaíso.