Un estudio a cargo del Centro de Justicia Educacional de la Universidad Católica en relación a los efectos que ha tenido el Sistema de Admisión Escolar (SAE) entregó resultados a favor del actual modelo, yendo en contra de los principales argumentos que tiene el gobierno y por lo que esperan implementar el proyecto Admisión Justa.

El estudio comparó los patrones de matrícula de los ingresos a primero medio tres años antes de la implementación del SAE con los alumnos que entraron al mismo curso, pero en el primer año de funcionamiento de aquel sistema.

Igualmente, la investigación sostiene que respecto a acceso ni los estudiantes de mayor ni peor rendimiento se han visto perjudicados. Es decir, los alumnos destacados siguen ingresando a buenos colegios, mientras que los estudiantes con peores notas también tienen la posibilidad de entrar a instituciones de mayor calidad. 

Este punto va en contra de los planteamientos del gobierno en el proyecto Admisión Justa, que acusa que el sistema perjudica el esfuerzo de los alumnos de mejor desempeño.

Por otra parte, la investigación indicó que se produjo un aumento en la proporción de estudiantes vulnerables y no vulnerables que ingresan a colegios de alto desempeño. Además, se sostiene que parte importante de los alumnos que pertenecen al 20% de mejor rendimiento académico no postulan a las escuelas de mayor calidad, como ha planteado el gobierno.

La ministra de Educación, Marcela Cubillos, indicó sobre este estudio y sus resultados que “lo importante son las historias de jóvenes con méritos” y no las cifras. 

En relación a los dichos de la jefa de cartera, el investigador del Centro de Justicia Educacional de la Universidad Católica, Alejandro Carrasco, indicó que el análisis de Cubillos no era correcto.

Las historias de vida no nos muestran el bosque. Si tu muestras historias que no se corresponden al bosque, no me estás mostrando el bienestar general de la población“, respondió.