Este miércoles fue aprobado por unanimidad el proyecto de ley “Derecho al tiempo”, que establece la imprescriptibilidad de los delitos sexuales contra niños y adolescentes.

Dicho avance fue considerado por los senadores como “un momento histórico para las víctimas, para la sociedad civil y para la propia legislación”.

El proyecto -de autoria del  senador Jaime Quintana (PPD) y patrocinada por la senadora Ximena Rincón (DC)- deberá pasar a su segundo trámite constitucional en la Cámara de Diputados.

La iniciativa busca resaltar la extrema gravedad que tienen los delitos de índole sexual contra niños y adolescentes, permitiendo que aquellos que han sido víctimas de estas situaciones puedan denunciar a sus victimarios cuando realmente estén preparados, sin que los ataques prescriban al cabo de unos años.

Sin embargo, esta nueva normativa no tendrá un efecto retroactivo, para dar justicia a aquellos delitos que ya prescribieron, sino que regirá para los delitos que se cometan tras la publicación de la ley. Aún así, los senadores valoraron este primer paso como una “reparación moral”.

Sobre el efecto retroactivo del proyecto, el senador Felipe Harboe (PPD) comentó que ese fue un largo punto de discusión. “Examinamos con detalle este tema y se constataron problemas prácticos, legales y constitucionales (…) Se exploraron varias posibilidades, pero llegamos a la conclusión que era más adecuado aprobar este proyecto y evitar demoras en su promulgación“, explicó.

El senador Quintana valoró la aprobación de la iniciativa, que fue presentada hace nueve años, pero que fue desarchivada en 2016, dado el contexto de “una serie de denuncias por abusos sexuales cometidos por miembros de la Iglesia Católica vinculados a los establecimientos educacionales”.